martes, mayo 15, 2007

Google y la Unión Europea

Hola a todos.

Es la primera vez que "pego" en mi blog un artículo que no está escrito por mí. Llevo una temporada con muchas cosas que hacer y prácticamente no tengo tiempo para nada, mucho menos para actualizar este pequeño espacio.

La hipócrita Europa contra Google. (publicado en Libertad Digital http://www.libertaddigital.com/./opiniones/opi_desa_37288.html)

Una vez más, nos llegan noticias de la hipocresía de los eurócratas. La Unión Europea, a través del llamado Grupo del Artículo 29, ha puesto en su punto de mira a Google. Dicho organismo consultivo "independiente" (se ve que se puede serlo a pesar de estar formado por autoridades de los países miembros de la UE y de la propia Comisión Europea) acusa a la compañía de hacer justo lo mismo que las autoridades de los 27 aprobaron que obligarían a hacer a los proveedores de Internet.
Según el Grupo del Artículo 29, Google almacena durante demasiado tiempo los datos de navegación de sus usuarios, por lo que el gigante puntocom puede enfrentarse a una dura multa impuesta por la Comisión. Si quisieran ser coherentes nuestros eurócratas, deberían multarse a sí mismos y al resto de instituciones comunitarias y de los estados miembros por imponer la retención de datos y otras políticas totalmente intrusivas. Pero no lo harán, porque para ellos no valen sus propias normas. No sólo en esto muestran su profunda hipocresía. Hay otra diferencia fundamental.
Con independencia de que tal vez la política de Google en esta materia pueda llegar a convertirse en peligrosa para la intimidad de sus usuarios, estos la aceptan de forma voluntaria. Por muy incómodo que pueda ser, nadie es obligado a utilizar ese buscador o a utilizar cualquier otro servicio de la compañía. Incluso las cookies de los anuncios de DoubleClick pueden ser evitadas configurando el navegador para ello. Con la retención de datos made in Bruselas ocurre lo contrario. Los ciudadanos de los 27 no tenemos la opción de elegir; se nos impone. La aceptamos o la aceptamos. La única salida posible que nos queda es renunciar a vivir en el mundo moderno no conectándonos a Internet ni utilizando el teléfono móvil o fijo.
Además Google resulta al final más de fiar que las autoridades públicas. Les va el negocio en ello. Hemos visto como en diversas ocasiones la compañía no ha dudado en enfrentarse a gobiernos como el de EEUU cuando les han requerido datos de sus usuarios. Saben que si no protegen este tipo de información, muchas personas dejarían de confiar en ellos. Por el contrario, las autoridades pueden aspirar cambiar la normativa de retención de datos en cualquier momento para que funcionarios sin control judicial alguno puedan acceder a los mismos, como ya intentó el Reino Unido. O recordemos que Francia pretendió eliminar por ley la consideración del correo electrónico como correspondencia privada, lo que hubiera supuesto que las autoridades pudieran interceptarlo y leerlo sin limitación legal alguna.
Si el Grupo del Artículo 29 o la Comisión Europea pretenden proteger la intimidad de los internautas, que comiencen por denunciarse a sí mismos y cambiar la normativa comunitaria. El resto no es más que un gesto de cara a la galería por parte de los mayores enemigos de nuestra privacidad. Claro de paso fastidian a Google, compañía estadounidense con la que los políticos de la Vieja Europa demuestran estar obsesionados desde hace tiempo.




Nota: El autor autoriza a todo aquel que quiera hacerlo, incluidas las empresas de press-clipping, a reproducir este artículo. Además, niega a la FAPE o cualquier otra entidad la autoridad para cobrar a las citadas compañías o cualquier otra persona o entidad por dichas reproducciones.

6 comentarios:

José Mateos dijo...

Anda que se puede ser HIPÓCRITA. Mira que suponer que la gente que se mete en Google sabe que le están almacenando sus datos...

Problema de los liberales: No admitís que la gente NO SABE LO QUE COMPRA.

Fonseca dijo...

Hola José.

Bien, puede que poca gente sepa que tus datos se almacenan en google (que seguramente sea más de la que nos podamos pensar). Pero también es cierto que el día en que alguien se entera de que Google toma sus datos, puede dejar de usarlo.

En el caso de un servicio del estado no tienes opción. Tienes que pagarlo te guste o no. Caso de la Seguridad Social, que tienes que pagar aunque tengas un seguro privado. Ajo y Agua.

Es el problema de los antiliberales, que cuando vais a criticar una idea liberal solo la veis por un lado y olvidais la contrapartida.


Fonseca

PD Y si, puede que la gente no sepa lo que compra pero lo bueno es que nadie la impide que lo sepa.

José Mateos dijo...

Pero es que, como deberías saber, uno de los pilares básicos del liberalismo, una de las cosas en las que se fundamenta, es el que todos los agentes económicos conocen todo lo que se puede conocer de los demás. Y eso es una quimera (más).

Sobre que puedes dejar de usarlo... No sé qué decirte. Te has enterado de si otros buscadores hacen lo mismo? Porque mira las compañías de móvil: "Si no te gusta que en Vodafone te cobren 15 cts por un mensaje ven a Teñefónica, donde te cobraremos... 14,95!!"

Ese principio de "Si no te gusta te vas a otro" funciona muy bien en competencia perfecta. Situación que, como bien sabes, no se da. (Ni puede darse, si me apuras)

Fonseca dijo...

Hola de nuevo, Jose.

Una vez más caes en lo de siempre. ESTO es un pilar básico del liberalismo, etc... como si hubiera un "manual de intrucciones del perfecto liberal" en el que venga paso a paso que principios debes abrazar. No es así.

"todos los agentes económicos conocen todo lo que se puede conocer de los demás" Lo siento pero no entiendo la frase.

Yo pienso que el consumidor PUEDE INFORMARSE sobre la empresa de la que es cliente. El mero hecho de que el autor del artículo sepa que google guarda datos de su cliente, tú también puedes enterarte. Otra cosa es que quieras. Tienes razón que a veces es materialmente imposible saberlo todo sobre todo lo que consumes y etc... pero lo cierto es que nadie te impide informarte.

Y si, puedes dejar de usar google cuando quieras y pasarte a otro buscador. Provablemente no haya ninguno que no archive datos de sus clientes. En ese caso, NADIE te impide crear tu propio buscador.
Es el ejemplo de las compañías de telefonía móvil, antes el mercado lo copaban Vodafone, Orange y Movistar. Ofrecían servicios muy amplios pero muy caros. Así es como a un tipejo en suecia se le ocurrió crear una empresa de telefonía barata; nació Yoigo. La diferencia de precios entre las tres antes citadas y esta última es de casi la mitad. No está mal ¿no?.



Fonseca

José Mateos dijo...

Claro, se me olvidaba: Que cualquiera puede crear un buscador o una compañía telefónica... Como es baratito...

Fonseca dijo...

Josito, a las pruebas me remito. Por muy caro que sea formar una empresa se crean y se amortizan con los beneficios generados por esta. Se llama mercado.

Puede que tu solo no puedas crear tu propia telefónica pero nunca subestimes lo que se puede conseguir cuando la gente se asocia y tiene imaginación y ganas de trabajar.
¿Te imaginas que todo el mundo que ha creado una empresa haya pensado "uf, es que es caro de cojones, casi que mejor se lo dejo a quien ya tenga pasta" ¡Pues íbamos dados! (y no, no me vale que me digas que son los que ya son ricos los que emprenden porque a parte de que se desmonta por si mismo, la historia demuestra que no es cierto).

Un saludo.




Fonseca