jueves, mayo 14, 2009

Sr Rajoy: ¡Aprenda a insultar!

Verá; el arte del insulto consiste, únicamente, en desmoralizar y descalificar públicamente a su adversario. No es algo con lo que usted tenga que desahogarse sino que tiene una función clara y muy útil. Dado que el Debate de marras no se centró en otros temas me atrevería a decir que no estuvo a la altura.

Señor Mariano Rajoy.

En esta carta abierta no quiero hablar de si ganó o perdió el Debate del Estado de la Nación. Tampoco en sus propuestas económicas. Ni en las de Zapatero. Ambas darían para poco de lo que hablar. Además, la sesión no fue otra cosa que una exhibición de insultos. Y ahí si puedo decirle que le pulieron. Por todos los lados.

Verá; el arte del insulto (ver “El arte de insultar” de Arthur Shopenhauer; la mejor antología publicada sobre esta materia) consiste, únicamente, en desmoralizar y descalificar públicamente a su adversario. No es algo con lo que usted tenga que desahogarse sino que tiene una función clara y muy útil.

Por eso la regla de oro es siempre resaltar aquellos defectos que realmente tenga su oponente. Soltarle un “hijo de puta” a alguien cuya madre sea una mujer casta y pura no tiene ningún sentido. En ocasiones es mucho más efectivo un “gordito” que un “maldito cabrón”. Fue mucho más inteligente por parte de Zapatero resaltar sus dudosos éxitos electorales que su burdo “ustedes no saben leer”. Los socialistas tendrán muchas cosas pero leer saben. Mejor o peor, pero saben.

Tampoco debería pasar por alto la fuerza del sarcasmo. Uno logra desacreditar a su oponente cuando hasta sus propios compañeros se ríen con su burla. Por eso un buen insulto tiene que ser gracioso. Y siento decirle que pese a que soy militante de su mismo partido, cuando escuché a Zapatero decir que “usted solamente es maestro en perder elecciones. En eso, le reconozco, me gana dos a cero” estallé en carcajadas. Le dejó mordiendo el polvo.

Y lo hizo delante de todo el mundo; congreso, cámaras y micrófonos. Y encima no se lo esperaba. Es como si se hubiera estado preparando esa “bomba H” de la ofensa desde que perdió las últimas generales. Fue un insulto de libro. Y dado que el Debate de marras no se centró en otros temas me atrevería a decir que no estuvo a la altura. Me gustaría pensar que mis palabras le sirvan de algo. Pero, tranquilo, soy un tipo realista.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Divina entrada Fonseca... y hazla extensiva a todo el equipo directivo del pp. Al respecto sólo tengo una duda ¿fue Rajoy quien lo eligió, o fue dicho equipo quien eligió a Rajoy?

Por supueto, mi pregunta no es un insulto, sólo es un pregunta.

Un saludo

Pablo el herrero

Anónimo dijo...

En mi experiencia debatiendo con progres he aprendido que la lógica y la verdad les importan tres pitos. No saben nada de nada, ni historia, ni economía, ni ciencia,...nada. Ahora bien, en manipular, exagerar hasta el absurdo, explotar los puntos débiles, mentir, burlarse y hacer uso de cuanta perfidez se les ocurra, son maestros. Viven únicamente de esto.

Miguel A. dijo...

En la de las elecciones yo también me reí. Hay que reconocer que fue muy buena. La mejor de Rajoy fue: "ha sido una intervención moderada, ecuánime...me pregunto si no estoy siendo injusto con este hombre que es una bendición para España"

spartan dijo...

Rajoy podría ser un buen portavoz de gobierno. O un ministro que también diera estopa de vez en cuando. Pero para líder no vale. Zapatero se lo come con patatas. Su retranca esta muy bien, pero para un cara a cara como el otro día, hay que ir a temas sencillos, cosas que se le quede a la gente fácilmente.

No estoy de acuerdo con que tenga que insultar. Si lo hace, ZP le sale con el tema de la crispación y mandangas por el estilo, que dada la creencia en la superioridad moral de la progresía instalada de serie en la mayoría de los cerebros españoles, tienen su efecto.

Eso sí, golpes bajos, zancadillas, y mordiscos si hace falta. Pero para eso también hay que saber. Que echen a Arriola y que fichen a Stoichkov.

Lanarch dijo...

Anónimo: eres grande. Se te olvida decir que los progres también son feos y además roncan.

wg dijo...

Fonseca, ¿podrías enviarme tu ensayo "Capitalismo global y anarquía" a mi dirección?

carrillero@yahoo.com

Gracias

Ramón_Lozano dijo...

Cierto lo que dices. Rajoy no sabe insultar y cuando lo intenta queda mal. Sin embargo, en el PSOE dominan el arte del insulto, pues viven de ello la mayor parte del tiempo, sobre todo en debates. En esos momentos ZP, aunque enfarrangó en el debate, lo decantó de su lado.

Saludos

más punch, pfv dijo...

Creo que MR debería haber utilizado su tono habitual pedagógico-paternal para sacar adelante propuestas y contenidos que le pudieran doler a ZP: decirle por ej que para salir de la crisis, pueden hacer exactamente igual que en el País Vasco, el PP propone y votan juntos esas propuestas, y el PSOE gobierna con el VºBº del PP. El momento era optimo y hubiera sido más efectivo que muchos insultos.
¿Porqué no se lo recuerdan a cada ocasión? La situación va camino de ser muy parecida nivel nacional, vistos los apoyos.

Fonseca dijo...

Pfv, tienes toda la razón. Lo ideal hubiera sido un debate de propuestas por parte de los dos.

Pero desgraciadamente, Zapatero sacó un montón de medidas tan deslumbrantes como increíbles y Rajoy se limitó a blandir su "libro de soluciones contra la crisis" si siquiera abrirlo. Debe ser una estrategia electoral; la curiosidad. Hasta que no le votemos y veamos lo que hace no sabremos lo que contiene su programa...



Fonseca

Cliente X dijo...

Pues parece que Mariano empieza a aprender el arte de ganar elecciones. Esperemos que se tenga aprendida la lección para el 2012.

Cada uno hace política para su público. Zapatero se agarra al insulto, la mentira y la caricatura porque sabe que su electorado lo nutren los ignorantes y fundamentalistas. Mariano debió recordarle que para ganar NO VALE todo, no vale manipular el 11-M, vender fantasías de paz dialogada con los violentos o esconder la monumental crisis que padecemos. Sabemos que a sus votantes no los vamos a ganar, pero por lo menos no deberíamos perder a los nuestros.

La que estuvo genial ese día, y me extraña que nadie diga nada, fue doña Rosa. Esa mujer es estupenda, es el motor que le falta al PP.