martes, diciembre 01, 2009

¡Sacrifiquémoslo a nuestro Dios!

No es por hacer autobombo de este blog. Pero fue a principios de año cuando un servidor salió a la palestra 2.0. alertando de lo malo que es mezclar justicia y sentimientos. No faltó la cañita brava. Y el “Fonseca, te has pasado”. Que pedir racionalidad a la hora de juzgar a un pedófilo es, prácticamente, ser igual de hijo de la gran puta.

Ahora los periodistas entonan el mea culpa. Y Diego puede sentirse afortunado. Al menos se ha demostrado su inocencia en menos de una semana. Los periodistas piden disculpas. Como colectivo. Pero nunca lo harán todos los que gustasamente habrían pedido su cabeza y la de cualquiera que hubiera salido en su defensa.

Porque semos asín. Asín de cabrones y asín de hipócritas. Puede ser que necesitemos héroes, pero tampoco nos vienen mal un par de villanos a los que cargar todas nuestras frustaciones. A los que toda defensa se ve como un gesto de complicidad. Los sacrificios humanos no murieron con los Aztecas...

Y no es por hacer autobombo de este blog. Pero fue a principios de año cuando un servidor salió a la palestra 2.0. alertando de lo malo que es mezclar justicia y sentimientos. No faltó la cañita brava. Y el “Fonseca, te has pasado”. Que pedir racionalidad a la hora de juzgar a un pedófilo es, prácticamente, ser igual de hijo de la gran puta.

Pero lo cierto es que ayer salió a la luz pública como un presunto asesino y violador de su hija era inocente. Aunque los medios ya habían hecho sangre con él. Y de paso todos los justicieros en zapatillas. Y si alguien hubiera salido antes de tiempo a pedir un mínimo de frialdad, se le habrían echado al cuello.

Luego es tan fácil como tirarle las culpas a los medios, que junto con los políticos y los banqueros son los testaferros oficiales. Y volverán a pasar casos similares. Y reaccionaremos igual. Y como Diego habrá otros mil más que nunca se conocerán. Y a nadie le importará un carajo.

8 comentarios:

POLIDORI dijo...

Pues es cierto, somos así. Pero, ¿La culpa la tuvieron los medios por decir que a este señor lo habían acusado de violar a una niña o quien lo acusó?

¿Por qué los medios no dicen quien lo acusó? ¿Por qué no persiguen el "error" médico que mandó una vez a casa a la niña con la lesión en la cabeza y luego dijo que había violación donde no la había?

Que hagan sangre al principio si lo entiendo, el que la haga que la pague en la cárcel y socialmente, pero "todos", hasta los asquerosamente corporativistas.





John W.

Dhavar dijo...

Si es que el venerable Charles Lynch sabía lo que hacía...y el trasfondo es político siempre.Basta hacer una selección de delitos que originan con facilidad linchamientos y los que no.Ahí se ve el pelo de verdad de cada comunidad.
POr cierto, en la caracterización legal como felonía del delito de linchamiento en los USA se define como ..."violencia física.(etc.)".Como siempre, la destrucción civil, personal y mental de alguien es considerada de gravedad menor que romperle un brazo.
Eso también define muy bien la catadura moral de una sociedad:Si te rompo la nariz, cometo un delito y soy un tío muy feo.Pero si con mis palabras, acusaciones, TV, etc. destruyo toda tu vida...pues nada, cosa menor y nadie se horroriza.

Fonseca dijo...

Seór Dhavar! QUe alegría verte por aquí.

Siento no estar de acuerdo contigo. Destruir psicológicamente a alguien puede ser algo de muy mal gusto, reprobable moralmente pero no es algo tangible. Yo puedo insultarte y que tú ni te inmutes. Sin embargo la hostia te la llevas, quieras o no.


Fonseca

Fonseca dijo...

PD Esto me recuerda a cuando hablaba con mis profesores en el insti y me recriminaban que era un quejica. Yo decía "por mí como si me quieren retirar el saludo. Lo único que pido es que no me agredan físicamente".

Miguel A. dijo...

Y la disculpa no llegará, y en tal caso, no servirá de nada. Daños colaterales están hechos.

Pero no me parece que el caso sea el mismo que el caso Marta; ese da para un libro.

Saludos.

Dhavar dijo...

Entonces me acojo bajo el ala de L.M. Panero: "Si un hobre no te deja vivir, asesinarle es un acto en defensa propia".
En todo caso, lo que reclamo es que la calumnia - atribuir en falso publicamente delitos a terceros- (nunca la injuria)y la denuncia falsa tengan tanta o más pena que las lesiones graves.

Lanarch dijo...

http://halondisparado.com/?p=3384

(prometo que no os estoy rickrolleando. Ved el vídeo que enlaza)

nomegustalapolitica dijo...

Me ha encantado el artículo, la reflexión, y la convicción del planteamiento.

Con tu permiso lo utilizaré como inspiración para hacer un experimento en mi blog; experimento para aclarar lo que es la demagogia, el socialismo y su propaganda.

Un saludo