lunes, diciembre 10, 2007

¡Salvad al cine español!

Es de chiste. Lunes por la mañanita en el Senado. Doscientas cuarenta y pico corbatas reunidas –cada una de su partido- para ver si se aprueba o no el proyecto de “ley del cine”. ¡Y ni un puñetero voto en contra! Populares, socialistas, indefinidos ¡Todos juntos por el cine español! ¡Con un par! Pasa por ahí flotando el espíritu perenne de Hayek y exclama “¡Ya no hay socialistas en todos los partidos… ahora simplemente se han vuelto gilipollas!”

No solo eso. Llega un tal Juan Van-Halen (que algún día se vengará de sus padres cortando sus melenas cardadas y quemando sus mallas de leopardo), senador del PP (si, leéis bien) y dice que “no debemos olvidar los problemas del cine español, que no se van a resolver con esta ley, que no es del siglo XXI sino más bien un paño caliente”.

Quiero pensar que el señor Van-Halen (jump!) se refiere a que la ley del cine es una solución inmoral y estúpida para solucionar un problema que salta a la vista que, si existe es gracias a las ayudas estatales. Ayudas que, por supuesto, ningún productor en su sano juicio va a rechazar ¡Que a ningún tonto le amarga un dulce! Y es que como para no. Para mayor gloria del cine español, el estado financia una industria que no sólo es improductiva sino que además casi no da trabajo y este está muy mal pagado. Los contratos que se firman con los guionistas son para echarse a llorar. Y se supone que son de los profesionales mejor remunerados. Pero nadie dice nada ¡Hay que salvar el cine español!

Y sigo preguntándome ¿Por qué hay que financiar cine español? Si la gente quisiera verlo, iría. Si cuando estrenan el nuevo truño patrio pasamos siquiera de ver el trailer es porque, simplemente, no nos interesa. Llamadme cabeza-hueca pero entre “El ciclo Dreyer” y “Jungla de Cristal” me quedo con las americanadas. Y como yo, unos cuantos más. Y todas las semanas se puede ver en las recaudaciones de taquilla. Pero nada, los políticos erre que erre, que si no queremos taza, vamos a tener taza y media.

¿Os imagináis qué pasaría si saliera una nueva ley del cine (una de verdad apropiada para el s XXI) que cortara el grifo? ¡A mamarla! ¡Se acabaron las subvenciones! Por lo pronto unas cuantas productoras se irían a freír puñetas. Todos esos grandes empresarios que llegan a comprarse entradas a sí mismos para gozar de mayores subvenciones (¡!) o los que simplemente ni llegan a estrenar sus películas pero que se sacan una pasta (sí, el cine es el único negocio que da dinero antes de salir al mercado). De repente, un montón de jóvenes productoras con ideas nuevas (que las hay, creedme) saldrían adelante. Y las viejas tendrían que adaptarse y reconectar con el público que perdieron hace años. Hacer buenos productos, que vendan. O morir. Pero eso cuesta trabajo. Palabra maldita en el país de los seis pecados capitales.

14 comentarios:

DonCorleone dijo...

El tan Van Hale, como dices, que se dedique a la poesía, que es lo suyo, y deje la política de una vez. Claro que los versos no dan para cubrir su panza con camisas de seda...

Fonseca dijo...

No, no. Es Van-HaleN, acabado en "N", como el grupo de música jevi ochentero. Por eso lo de vengarse de sus padres cortándoles sus melenas cardadas y quemando sus mallas de leopardo...

No veas que descojono cuando he leído su apellido ¡Dios! Quiero conocerle... ¿Tendrá "Jump" como tono para el móvil?



Fonseca

Anónimo dijo...

Van Halen (el del PP, no el de "Jump") fue el que inició lo de "Carmen Calvo dixit", transformada por la superministra en Carmen Calvo Pixie y Dixie.

DonCorleone dijo...

Lo sé, lo sé. Fallo del teclado. El tipo escribe poesía y nada mal. En serio.

Iñaki dijo...

Parece mentira.

Como sabéis, Juan Van Halen es el hermano desconocido de los hermanos Eddie, Alex, y Wolfgang. Simplemente se fue del grupo antes de que se hicieran famosos (lo mismo le pasó al quinto miembro de los jinetes del Apocalipsis, Freddie) y frustrado por el éxito de sus hermanos, cruzó al lado oscuro.

La verdad es que, sabiendo que ahora tienen a un Van Halen en sus filas, entiendo un poco mejor al PP. Deberían publicitarlo, de cara a las elecciones; "si quieres caña, ven con el PP" o mientras Rajoy da su discurso para las generales, este señor se marca un riff de guitarra con el himno del PP.

Y por cierto; recortarle las melenas a un rockero, es como echarle agua bendita a un abogado; se disuelven entre agónicos gritos.

Respecto a lo del cine (me parece que deberías haber basado la entrada en el Van Halen, es mucho más divertido de escribir :P), no me extraña en absoluto lo que ha pasado.

Recuerda lo que puse antes, en la última entrada; cualquier partido que le diga "no" a una ley guay sobre el Maravilloso e infravalorado cine español cometerá suicidio político. No resulta difícil ver lo que le sucedería, ¿no? En el ámbito político en el que vivimos, tan maduro él, el resto de políticos aprovecharían para recriminarlo y acusarlo como "sois antiespañoles!! queréis la fragmentación del cine español!!" y si damos un poco de tiempo, saldrían cosas como "seguro que lo hacéis porque queréis que el cine catalán se separe del cine español!!", eetc.

No entiendo porqué el Estado debe instaurar una ley para que yo disfrute de mayores y más fatuas bostas de mierda cinéfilas; el cine español tiene auténticas joyas, pero son eso, en todos los sentidos; brillan mucho, talvez más de lo que debieran (lo que supone que sean algo falsas) y son muy escasas.

No entiendo porque hay tanta mala uva cuando hay que reconocer que las películas más vistas de los últimos años han sido las de Torrente,Airbag, ALGUNA de las de Amenabar (yo lo siento, pero Mar Adentro NO es una película; es un documental de dos horas, diseñado para los fans del Diario de Patricia (sí, le tengo manía a esa peli)), y Alatriste.

Y el motivo es porque se trataba de historias divertidas, e interesantes. No dudo de que El Ciclo Dreyer sea interesantísima, pero si la han rodado para 200, talvez 300 personas en mente, cojonudo para ellos. Que se la paguen entre sí.

Establecer una ley, de carácter nacional, para el cine, presupone que yo voy a beneficiarme de ello, y no, coño, y además por voluntad propia.

Es más, una vez hecha la ley... ¿Porqué no seguir con la regla de tres? Leyes para la literatura española, que cada vez es más vacía (el Premio Planeta ya parece Miss España), y para todo lo que se nos ocurra.

Total, yo también puedo enlatar mi mierda y llamarlo arte.

Bardo Loco dijo...

Politicadas aparte, creo que el cine español no triunfa porque la gente por lo general no tiene confianza en él, no por falta de calidad. Ahí está una joya como Cándida, que pasó desapercibida totalmente, mientras que para la mayoría del público lo más representativo de la filmografía patria se reduce a las torrentadas varias (lo más parecido a lacomedia americana que tanto triunfa) y a Almodóvar, que debería llevar varios años colgado.

Fonseca dijo...

Bardo Loco, las torrentadas, por muy malas que puedan parecerte son grandes éxitos de pantalla. Lo mismo digo de "El otro lado de la cama" y otras tantas películas españolas que han tenido mucho éxito. Son ejemplos de películas españolas que han conseguido la confianza del público... demuestran que es posible una película española con éxito; la solución es trabajar.

Un saludo.



Fonseca

Bardo Loco dijo...

Bueno, también The Sun tiene más tirada que The Times.

Yo, sinceramente, prefiero un cine de calidad con menos espectadores, pero subvencionado, que una nueva secuelade Torrente, que suele tener poco trabajo de fondo, pero mucha inversión en promociones.

De todos modos, lo que quería destacar era eso: que la única manera de conseguir un poco de éxito en taquilla en España es hacer humor, cuanto másburdo sea mejor, y ya no te quiero contar si salen un par de famosos y alguna hermosa dama.

Ahora, el que se mueva no sale en la foto.

Fonseca dijo...

Bardo Loco, varias cosas:

1.- El cine español actual NO tiene calidad. En la SEMINCI las películas españolas destacan por ser bastante penosas. Eso sí, siempre estará el típico "pelota" que no se atreverá a ponerlas a parir. Pero sigo diciendo que "El ciclo Dreyer" es el paradigma del cine español actual aunque haya honrosas excepciones.

2.- Si la gente no va a ver las películas ¿Que estamos subvencionando? Ya no se trata de redistribuir para que los más pobres vivan dignamente sino para pagarles los caprichos a unas supuestas élites intelectuales. "Roba a todos y luego dáselo a los ricos" ¡Con un par!

3.- ¿No puede haber cine comercial y de calidad? Cualquiera que conozca la historia del cine sabrá que si este medio de comunicación llegó a cobrarn importancia fué por lo rentable que era. El cine clásico, referente de calidad en todos los sentidos, es un ejemplo de películas con grandísimo éxito de taquilla.

4.- Un día llegó un "lumbrera" y dijo que Torrente es basura. Desde entonces no hay gitano que se atreva a decir nada bueno de esta saga millonaria. Personalmente, no me parecen grandes obras maestras pero tampoco tan malas como nos las pintan. De cualquier forma, si lo prefieres, piensa en "El día de la bestia" una buena película española que consiguió una gran recaudación...

Un saludo



Fonseca

Fonseca dijo...

Bardo Loco, varias cosas:

1.- El cine español actual NO tiene calidad. En la SEMINCI las películas españolas destacan por ser bastante penosas. Eso sí, siempre estará el típico "pelota" que no se atreverá a ponerlas a parir. Pero sigo diciendo que "El ciclo Dreyer" es el paradigma del cine español actual aunque haya honrosas excepciones.

2.- Si la gente no va a ver las películas ¿Que estamos subvencionando? Ya no se trata de redistribuir para que los más pobres vivan dignamente sino para pagarles los caprichos a unas supuestas élites intelectuales. "Roba a todos y luego dáselo a los ricos" ¡Con un par!

3.- ¿No puede haber cine comercial y de calidad? Cualquiera que conozca la historia del cine sabrá que si este medio de comunicación llegó a cobrarn importancia fué por lo rentable que era. El cine clásico, referente de calidad en todos los sentidos, es un ejemplo de películas con grandísimo éxito de taquilla.

4.- Un día llegó un "lumbrera" y dijo que Torrente es basura. Desde entonces no hay gitano que se atreva a decir nada bueno de esta saga millonaria. Personalmente, no me parecen grandes obras maestras pero tampoco tan malas como nos las pintan. De cualquier forma, si lo prefieres, piensa en "El día de la bestia" una buena película española que consiguió una gran recaudación...

Un saludo



Fonseca

Anónimo dijo...

La calidad de una obra de arte no tiene que ver con si está producida por el Estado o un particular.
Roma financió a Virgilio para que pudiese escribir la Eneida y el gobierno noruego subvencionó a Solefald para el disco gemelo Red for Fire / Black for Death. Por otro lado, Balzac se autoproducía y Matrix fue un gran éxito en taquillas. De cualquiera de las maneras siempre habrá una pequeña parte de obras maestras sobre un montón de mediocridades, produzca quien produzca. Y creo que hay que ayudar al ser humano a que saque a la luz esas obras, por cualquier medio. Al final es lo único que nos salva.

Anónimo dijo...

No podemos comparar cines tan diferentes como el americano y el español, desde mi punto de vista. Para empezar el cine americano tiene muchas más películas producidas y más orientadas, en su mayoría, a un efectismo visual que no cabe desarrollo aquí. El mercado al que tiene acceso el material americano es mucho más extenso que el que tiene el español (eso es igual a decir que disponen de más pasta para producción, distribución y publicidad).

A España no llegan los "Ciclos Dreyer" de EE.UU. De eso se encargan las distribuidoras. Aquí llegan las películas que allí triunfan en taquilla. ¿Alguien cree que tenga libre acceso a las películas producidas? Eso pensaba. La gente ve las películas entre las que les traen para que vean. No pueden realmente elegir.

Yo no he visto esa película de la que hablais (y me pregunto si alguno de vosotors la ha visto) pero no creo que sea suficiente como para decir que el cine español es malo.

A nivel personal diré que La Jungla 4 me pareció bien mala, pero entretiene y hace que estés un par de horas sin pensar en nada que no sea la trepidante acción que te envuelve. ¿Será ese el espíritu y finalidad del cine?

Patricia dijo...

Te mando un meme: Por el precio de un conejo. http://patrilorente.blogspot.com/2007/12/meme-por-el-precio-de-un-conejo.html

Bardo Loco dijo...

Ya te digo que en el cine español hay buenas películas. Luego puede estar el Ciclo Dreyer, que no he visto, pero que tampoco tengo ganas.

Sobre las subvenciones, yo creo que estarían bien si se invirtiesen en promoción, pero ya dije que no quiero entrar en politicadas.
Respuestas concretas:

1- Yo de pelota tengo poco: si algo me parece una mierda suelo decirlo sin contemplaciones.

2- Ya he dicho que no quiero entrar en politiqueos, y si ha de haber inversión, por mí que se haga en promoción, que falta. Y mucha.

3- Desde luego, yo no he dicho lo contrario en ningún momento. Mira, El Orfanato ha tenido mucha taquilla y me parece buena. Tipicota, pero buena.

4- A mi Torrente (y esa vaya, pero ya no digamos sus secuelas) me parece una basura. De El Día de la Bestia no he dicho nada, con Torrentadas me refiero al típico cine de humor español (isi/disi, pocholo y borjamari y demás castañas).