viernes, diciembre 05, 2008

Franco fomentó el maltrato a mujeres

Si Fidel es el padre espiritual de una sociedad emputecida, Paquito “El hidráulico” dejó a la posteridad toda una generación de pequeños “torrentes”. ¿Para qué preocuparse por lo que está bien o está mal? Para eso ya tenemos a Papá Estado. “Si estuviera mal estaría prohibido”.

No sabría decir qué va primero, si la inmoralidad o la autoridad. Pero cuando Chinchetru dijo que más importante que la reconstrucción económica en Cuba es el resurgir de unos valores morales era, precisamente, porque el intervencionismo genera carencia de principios.

España no se queda lejos. Si Fidel es el padre espiritual de una sociedad emputecida, Paquito “El hidráulico” dejó a la posteridad toda una generación de pequeños “torrentes”. Los del café, palomita y faria. Que donde está la ley está la trampa. Y si el nacional-catolicismo fué un intento por regular la moral, los bajitos, calvos y unicejos perdieron el culo por encontrar la trampa que hay detrás de cada norma.

Así es que cuando Mercedes Cabrera habla de la estrecha relación entre el franquismo y la violencia machista no la falta razón. Jódale a quien le joda. Que a nadie le sorprende a estas alturas la historia del cuarentón de taberna, copita de soberano después del "carajillo" y algún que otro puti que visitar para desestresarse sin que se entere la parienta. De vez en cuando la suelta alguna “hostia de padre” para demostrar quien lleva los pantalones en casa. ¡Como debe de ser!

Y se queda corta. Porque no sólo se trata de Franco. También podríamos hablar de las dictaduras soviéticas, el socialismo de Chávez o en general, todos los regímenes antidemocráticos de los que vienen la mayoría de los inmigrantes que llegan a España y que engrosan la mayoría de los maltratadores.

Y total ¿Quién no le ha dado cuatro guarrazos a su mujer? A fin de cuentas ¿Para qué preocuparse por lo que está bien o está mal? Para eso ya tenemos a Papá Estado. “Si estuviera mal estaría prohibido. De la misma forma que los cubanos ya tienen un montón de organismos que se encargan de su bienestar ¿Quién necesita ser responsable de sí mismo? Eso es de burgueses, fascistas contrarrevolucionarios o, en su versión más castiza, judeomasones.

13 comentarios:

Alfredo dijo...

"Y se queda corta. Porque no sólo se trata de Franco. También podríamos hablar de las dictaduras soviéticas, el socialismo de Chávez o en general, todos los regímenes antidemocráticos de los que vienen la mayoría de los inmigrantes que llegan a España y que engrosan la mayoría de los maltratadores"

¡CORRECTO! Vaya, a estas alturas me resignaba a no decir nada porque cada vez que resalto esto, suele saltar el típico listillo de turno, pendiente y bufanda palestina incluida, diciéndome "joo macho qué racista eres." No se trata de racismos ni de razas, aunque bien se sabe que el "anti racismo" se ha convertido en una religión de facto...pero sí se trata de las culturas que no promueven la responsabilidad individual. Sudamérica tiene sus maltratadores (y ellos mismos lo dicen: que le pregunten a mi camarera matutina y ella se lo confirma y además se enorgullece de lo "machos" que son los ecuatorianos)...y España tiene sus jóvenes "universitarios" que sólo saben pedir más pasta y no ir a clase. Hay una clase entera así de estudiantes que los financiamos los demás. Maltratadores por un lado, irresponsables de la litrona y porro por otro.

Segundo, las feministas siempre hablan del "movimiento feminista" que supuestamente ha "salvado" a las mujeres.

FALSO.

La violencia contra las mujeres ya era delito desde la colonia puritana. El edicto de 1655 castigaba a cualquier hombre que abusase de su mujer y le condenaban a latigazos en la plaza pública en Salem.

Me atrevo a decir (y los católicos tendrán que perdonarme pero es mi opinión), la violencia "machista" creo que es algo más católico-latino que otra cosa.

El verdadero "enemigo" de las mujeres, sin embargo, ha sido la "ilustración": convirtió a la mujer en un adorno, sin casi derechos.

En el siglo XVII, la realidad era muy distinta: muchas participaban en los negocios, y tambien en el comercio de ultramar.

El movimiento "feminista" no ha resuelto el problemo: lo ha intensificado. En vez de darles, a las mujeres, su posición de autoridad junto al hombre (como exige la Ley de Dios), los derechos de las mujeres se convirtieron en "feminismo." Entonces, puso a las mujeres en competetencia con el hombre y engendró la masculinización de la mujer y la feminización del hombre, y la infelicidad de ambos.

Hay que, pues, recuperar el sentido cristiano e histórico de la pareja cristiana: esto es, que la mujer y el hombre, dentro del matrimonio, se convierten en "uno" -- Dios los une, y ahí, ambos tienen los mismos derechos aunque NO los mismos deberes.

Gasolinero dijo...

Por lo menos cincuentones a los cuarentones ya no nos pilló.

Carlos J. Muñoz de Morales dijo...

El cuarentón de taberna, de ahora, tenía siete años cuando murió Franco. De modo que la cosa "intervencionista" le quedaba bastante lejos. Digo yo. Y sí es por intervencionismo, no digamos el régimen felipista y el zapaterino.

Miguel A. dijo...

A Cabrera las dictaduras de izquerdas le molan, aunque viene de cierta familia que...

Es el post-franquismo. Aunque tampoco puedes ir por ahí echándole la culpa de todos los males a Franco.

Fonseca dijo...

El cuarentón que tenía siete años cuando murió Franco mamó una inmoralidad palpable. Inmoralidad que no se cambia de la noche a la mañana.

Ninguna sociedad se acuesta siendo irresponsable y se levanta siendo abierta y democrática. Por eso Chinchetru dice que la reconstrucción moral de Cuba es más jodida que la económica. Porque se trata de cosas que llevan tiempo y muchas cañas.

En cualquier caso tienes razón. El franquismo les queda bastante lejos a los hombres de cuarenta años de ahora. Es por esto por lo que los maltratadores autóctonos son cada vez menos. Los torrentes están cada vez más en peligro de extinción. Tal vez sus últimos coletazos estuvieran en los 80-90.

Saludos.



Fonseca

Anónimo dijo...

Qué miedo me dan las "reconstrucciones morales". Sí, los socialistas son ingenieros de almas. Una cosa es promover valores democráticos, y otra muy distinta crear una sociedad de guiñapos castrados, de pagafantas sumisos ante esta horda de putas porqueyolovalgo en que se están convirtiendo las mujeres. "Aún hay mucha testosterona" en España, como dijo ZP. Mucho gilipollas, diría yo.

¿Qué ahora hay más principios? No me hagáis reir. Los principios básicos de supervivencia de una sociedad han desaparecido por completo. Fijaos en las tasas de natalidad europea y musulmana.

Ana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fonseca dijo...

"gracias a la estructura por la que las feministas lucharon, luchan y lucharán"

Siiiiii, y además atan los perros con longanizas!!!!


Fonseca

Ana dijo...

Si fueras mujer no te pondrías así por ese comentario. Normal, se entiende. Como me dirían en el siglo de las luces... "es lo que hay" "jaja, una mujer? jaja" y a firmar con pseudónimos másculino. Quien la hace la paga.

Anónimo dijo...

Todo el mundo se olvida, y en especial los socialistas, de los 700 años que sufrimos de dominación musulmana, y su terrible influencia. Por ello en España, creo que cuanto mas al sur, mas se suele apreciar el machismo.

Como los musulmanes suelen repetir: hombre árabe pega a su mujer todos los días. Las musulmanas no son asesinadas (normalmente) porque no deciden separarse y asimilan que es su destino.

De todas formas, mas que violencia machista, yo la definiría como violencia familiar. Es una forma perversa de relación en un núcleo cerrado, sea pareja o pareja con hijos, que lleva años de mantenimiento callado y suele advertirse sólo cuando alguien decide denunciar los hechos. En este caso el maltratador prefiere matar y morir que perder su feudo y ser escarnio público.

Auggie Wren dijo...

Vaya tela, compañero. Las que lías...En fin, ya sabes que en el estanco nos encantan las mujeres. Y más con un pitillo encendido. Un saludo.

Clandestino dijo...

El machismo es inherente al macho. Ni el franquismo lo propició, ni la democracia lo extingue, toda vez que la democracia no supera los límites del estado y este está en manos de necios e ineptos cuando no tiranillos de medio pelo, bastante más ridículos y nefastos que Franco, en muchos aspectos y en la mayoría de sus nefastas decisiones.

Machismo y mal trato, van de la mano, pero si hay alguna diferencia entre el machismo durante el franquismo y el machismo actual, es la crueldad y saña del mal trato actual, que muy probablemente haya producido más muertes solo en el último año, que en todo el franquismo.

Para que la verdad sea creible siempre conviene decirla toda. Machismo con Franco, sí que lo había. Pero ni de coña más que ahora. Y fue esa 'moral católica', tan denostada, la que evitó decenas de muertes que ahora se producen y antes no. Sinvergüenzas siempre los hubo, pero en general el trato dispensado a las mujeres, y a la ciudadanía en general, en la época, era con diferencia mucho más cortés y respetuoso que el más exquisito que se pueda ver en la actualidad.

Franco era él y su totalitarismo, pero no es justo meter en su saco a una sociedad que fue capaz de mantener la decencia y el tipo, con un civismo y una dignidad envidiables, a pesar de desarrollarlas bajo la presión de unas circunstancias tan adversas, por mucho que esta democracia de piquillo, y tan falsa como los duros sevillanos, trate de criminalizarla.

Franco se apropió del estado, pero cada ciudadano asumió la responsabilidad de su vida totalmente al margen de este. Con absoluta dignidad. Acusarnos de 'torrentes' y devaluar una sociedad íntegra y valiosa, que a pesar de Franco, se elevó muy por encima de cualquier otra actual, a pesar de la supuesta democracia, es divagar a lomos de una ignorancia supina, sin pajolera idea de lo que se habla.

Mal vamos si para denostar a Franco hay qye recurrir a faltar a la verdad y asfixiar en vuestra fatiga de muladar a unas generaciones que, para desgracia de España, nunca se repetirán.

Anónimo dijo...

VIVA FRANCO Y ARRIBA ESPAÑA