martes, diciembre 16, 2008

Coca-cola es más solvente que el Estado español

Resulta que Coca-Cola es más solvente que España. Los inversores confían más en una empresa privada que en un estado hecho y derecho, occidental y de pedigrí. En la era del capitalismo expansivo una empresa transnacional puede llegar más lejos que un estado, ser más solvente y más poderosa.

Hablar de estados hoy en día es usar un lenguaje trasnochado. Sobretodo cuando la expansión del capitalismo está disolviendo fronteras. Ya no se habla de naciones sino de entidades que juegan en un mercado igual de competitivo que el de las empresas. Jódale a quien le tenga que joder, que es a más de uno.

Para evitar impagos, los mercados financieros tienen lo que se llama un CDS; seguros de crédito de “por-si-aca”. Estas redes de seguridad se miden, como casi todo en bolsa, mediante puntos que de por sí no significan nada. Y según los que acumule cada entidad podemos ver la solvencia que le atribuye el mercado a una u otra entidad.

Sencillo ¿no? Pues agárrense a los machos –enaguas, si carecen de lo otro- porque resulta que Coca-Cola es más solvente que España (fuente: elEconomista versión impresa). Quicir, que los inversores confían más en una empresa privada que en un estado hecho y derecho, occidental y de pedigrí. Y no, Zapatero no tiene nada que ver. O sí. Pero no es el responsable directo. Simplemente es una cuestión de finanzas. Como todo en esta vida.

Desde luego las respuestas peregrinas frente a crisis inexplicables son consoladoras. Además, es bueno creer en tíos en mallas con auras protectoras. La realidad es que el mundo es una casa de putas y todos pagamos con el mismo dinero. Por mucho resurgir de la socialdemocracia que nos intenten vender. En la era del capitalismo expansivo una empresa transnacional puede llegar más lejos que un estado, ser más solvente y más poderosa.

Y por si fuera poco, Coca-Cola no despilfarrará sus ingresos en planes de rescate ni muchísimo menos en dar subvenciones estúpidas. Tiene asumido que por encima suyo tiene una red de interacciones que no es capaz de controlar. Claro que, tampoco tiene por debajo a ciudadanos a los que expoliar. Simplemente es capaz de adaptarse al lenguaje del presente.

10 comentarios:

atroma dijo...

No sé, no sé, es bastante roja. Prefiero la pepsi que es azul.

Ludovico dijo...

Dejo aquí el enlace al economista sobre esta noticia.
http://www.eleconomista.es/mercados-cotizaciones/noticias/920783/12/08/La-chispa-de-la-crisis-Espana-tiene-mayor-riesgo-de-impago-que-CocaCola.html

Miguel A. dijo...

Yo confío más en Pepsi, que me gusta más. Pero también me fío antes de Coca Cola que de cualquier Estado.

david santos dijo...

Excelente!!!


Quería desearte una feliz navidad y que siendo amigos en el 2009!

Abrazos y no bajes los brazos nunca.

Bardo Loco dijo...

Como si una empresa privada tuviese el mismo objetivo que un Estado. Sí que es más solvente que muchos, pero es que no tienen nada que ver. Un guepardo corre más que una bici, pero no montas en guepardo.

Anónimo dijo...

Es precisamente que la CocaCola sea más solvente que el Estado español lo que hace que este sistema este en crisis, un sistema pensado para los beneficios de quienes poseen el capital en detrimento de una economía de bienestar social.

JUAN MANUEL GUZMAN dijo...

Probablemente esos datos cambiarian si el estado Español estuviera gobernado por empresarios y no por políticos.

Anónimo dijo...

Entonces, ¿sugieres que los bancos en quiebra vayan a pedir dinero a la Coca-Cola?

Fonseca dijo...

Por mí, si Coca-Cola quiere pagar la irresponsabilidad de los bancos fomentada por la emisión pública de moneda, es su problema.

Ahora bien, no creo que sea tan estúpida. Es su dinero, no el ajeno.



Fonseca

Clandestino dijo...

Por supuesto que ZP tiene y mucho, que ver. Los mercados inspiran más o menos confianza, dependiendo de la que genera la gestión del estado, pero este es totalmente inocente del nefasto uso que sus gobiernos hacen de él.

El estado tiene sus funciones y deberes y el mercado las suyas. No solo son compatibles, sino que son inseparables e interdependientes, por muy globalizados que ambos estén.

En principio el estado es simplemplemente una central de gestión de servicios comunes que recauda lo necesario para cubrir gastos. Ni tiene, ni genera, ni debe tener ni generar riqueza, por sí mismo.

Si el estado genera las condiciones y la confianza, el mercado genera riqueza. Si el estado mangonea y mete sus zarpas en la bolsa del mercado, este se inhibe, se extingue y se genera ruina.

España es el resultado de la total e indolente omisión del gobierno ante la invasión del mercado por las mafias y la corrupción rampante con inplicación del propio estado. El inversor 'controlado' no pudo competir con el 'negro' y se fue retirando. Cuando el negro se acabó y se llevó sus ganancias a sus paraísos, dejó un solar quemado, en la más absoluta desolación.

Un estado regido por un puñado de embusteros y estafadores de medio pelo, no solo inspiran menos confianza que la Coca-cola, sino que el cerillero de la 'Cafetería Gijón'.