lunes, septiembre 21, 2009

Como mandar y que te hagan caso

¿Por qué hace años se obedecía y ahora no? Por la capacidad del maestro para ejercer la fuerza. No es un mal argumento para ejercer la soberanía. El miedo. Pero por suerte o por desgracia, actualmente maltratar a un menor es delito. Así que el amigo Maquiavelo y yo recomendamos optar por la vía del respeto.

La vida es así de perra. Durante cuatro años tienes a 700.000 afiliados que, en mayor o menor medida, te respetan. Asumen que eres el jefe. De repente un día vas y pierdes las elecciones por segunda vez. A la mañana siguiente tu partido se divide en nosecuantas familias y pierdes el control. Son las leyes de la autoridad, amigo, y estaban ahí antes de que llegases.

Leyes que se resumen en un latinajo que me la pone durísima; quid pro quo, que en cristiano significa “algo por algo”. Uno obedece cuando puede recibir algo a cambio. En un partido político es la consecución de un fin colectivo (supuestamente) deseado por todos; ganar elecciones. En una clase puede ser aprendizaje o, simplemente, orden.

Si un profesor es capaz de demostrar a los alumnos que sabe o que, al menos, es más maduro que ellos y puede controlarles, lo tiene hecho. Probablemente sería maravilloso un mundo donde todos acatásemos la autoridad sin dudar. Pero no es así. Joda a quien joda. Y ahí está ese italiano con mala baba -Maquiavelo- que malgastó toda su vida en entender el origen de la autoridad. Cómo mandar y que te hagan caso.

¿Por qué hace años se obedecía y ahora no? Por la capacidad del maestro para ejercer la fuerza. No es un mal argumento para ejercer la soberanía. El miedo. Pero por suerte o por desgracia, actualmente maltratar a un menor es delito. Así que el amigo Maquiavelo y yo recomendamos optar por la vía del respeto. Un buen líder (y un profesor a fin de cuentas no es más que eso; el líder de una clase) necesita ser respetado y para eso es imprescindible garantizar que es un buen profesional.

Actualmente el sistema fomenta que el personal docente sea inepto. Los profesores de secundaria que provienen de titulaciones no enfocadas a dar clase suelen profesionales que no han encontrado el trabajo que querían (nadie, o casi nadie, estudia 5 años de ingeniería para desasnar a un mocoso). La carrera de magisterio es una de las más fáciles que existen. De hecho muchos estudiantes eligen asignaturas de pedagogía para agotar créditos de libre configuración porque el aprobado está prácticamente regalado.

Así que, de la misma forma que Rajoy consolidará su liderazgo en el PP el día en que gane unas elecciones, los profesores serán respetados el día en que se garantice su valía.

Con esto espero haber contestado convenientemente a las objeciones de Cronwell -y las múltiples personalidades con las que escribe sus textos en los que mezcla, segunda persona, primera y plural mayestático sin explicación aparente- sobre mi anterior entrada.

20 comentarios:

Daniel Ballesteros Calderón dijo...

Vale, es decir, que si un individuo agrede a un policía es porque el policía no le ha demostrado mayor madurez o porque el individuo no tiene nada que ganar respetando la ley. ¿Y la solución sería que los profes fuesen más "maduros" y que le demuestren al individuo que tiene mucho que ganar respetando la ley?... bueno, creo que es un error de enfoque gordo.

Por otro lado esto me recuerda un montón a cuando se hace recaer la culpa de una agresión sobre la víctima... ya se sabe que no son lo bastante fuertes, o lo van pidiendo por ahí.

Saludos

Fonseca dijo...

Si la policía sólo se preocupara en poner multas y no en garantizar un marco de seguridad aceptable, nadie les haría ni puto caso.

Y no, Daniel, no tiene nada que ver con culpar a la víctima. Tiene que ver con el origen de la autoridad.


Fonseca

POLIDORI dijo...

Recordando mis años de estudiante, que tampoco hace tantos, respetaba a los profesores que se hacían respetar por su capacidad, por que correspondían con el respeto, por las formas... y ahora tampoco sabría decir a ciencia cierta ningún motivo concreto.

Ahora, también recuerdo los que ejercían, por decir algo, a modo payaso, loc@s, bordes, gente simplemente no trabajaba, una profesora que no tenía ni idea y con toda la caradura del mundo se dedicaba a enseñar recetas...

En fin, la mayoría de pena.





John W.

Alfredo dijo...

"¿Por qué hace años se obedecía y ahora no? Por la capacidad del maestro para ejercer la fuerza. No es un mal argumento para ejercer la soberanía. El miedo."

Exactamante. De la misma forma, las iglesias, muchas, hoy en día, se han quedado vacías porque ahora se dedican a predicar sobre el "amor incondicional de Dios" (sic) a todos y NO ES ASÍ. Antes se predicaba el MIEDO que conlleva una vida eterna en el infierno y las iglesias estaban llenas, aforo completo y se respetaba a Dios y sus mandamientos, no como ahora que los papistas se dedican solo a hablar del "amor de Dios" y otras estupideces anti-bíblicas.

"Pero por suerte o por desgracia, actualmente maltratar a un menor es delito."

Es que ahora todo se considera maltrato, hasta un par de hostias bien dadas.

"Así que el amigo Maquiavelo y yo recomendamos optar por la vía del respeto. Un buen líder (y un profesor a fin de cuentas no es más que eso; el líder de una clase) necesita ser respetado y para eso es imprescindible garantizar que es un buen profesional."

Totalmente de acuerdo -- los jóvenes sí que respetan de acuerdo a la valía de la persona, en la mayoría de los casos.

Menos quejas y más autoridad y formación señores profesores: que aparte de que son ustedes unos mantenidos del contribuyente, ahora exigen un respeto desorbitado y poco coherente con lo que son ustedes en realidad.

Fonseca dijo...

Alfredo, totalmente de acuerdo con lo que dices de la religión.


Fonseca

Anónimo dijo...

Recuerda que los mejores profesionales del sector privado, los más altos dirigentes son unos fanáticos de la enseñanza y no solo eso en el final de su carrera, quieren encontrar a ese alumno donde dejar su huella y que así su conocimiento no se pierda.
La enseñanza no es para cualquiera, ya que tratas en directo con el ser humano, creo que solo has visto una perspectiva lógica, pero hay varios argumentativos que se te ha olvidado.

Miguel A. dijo...

De hecho, a muchos policías no les hacen ni puto caso.

Yo, como estudiante, te doy la razón. Nosotros sabemos qué profesores son con los que callas. Por pura lógica.

Un saludo

Fonseca dijo...

Mola que la peña que me dice que me limito al insulto barato nunca entra a una discusión racional cuando creo que aporto varios argumentos sobre los que debatir.

En fin... ¡Gracias, de todo corazón, a los idiotas! ¡Si no existierais no habría nadie sobre quien trepar!


Fonseca

Anónimo dijo...

Mira Fonseca, soy tu ex “amiga”, ex llamada porno-anónima. Apreciaba mucho tu blog, mucho, y a tí. Sin embargo, el profundo asco que me ha dado tu entrada anterior me ha levantado el estómago y quiero mostrarte mi desprecio ante tu pobreza intelectual de hoy, demagogia cutre de paleto de barrio y cortedad de miras. No doy clase en primaria ni secundaria. NO. Mi preparación es muy superior. Sin embargo me indigna enormemente ese monstruoso insulto que has escrito contra todo un colectivo del que depende vitalmente nuestro futuro, colectivo castigado por todo y todos, que se denigra y destruye cada día por gente como tú. NO TIENES NI PUTA IDEA DE LO QUE ESTÁ PASANDO HOY.

Atrévete con otro colectivo, porque con éste es fácil, no tiene protección. Es el deporte nacional de miles de frustrados. Insultar a los profesores y maestros como entretenimiento. ¿Sabes qué te digo? Que de padres con tu pensamiento salen hijos como los que padecemos. Deseo con asco a los que piensan como tú miles de Pozuelos, en tu barrio, en tu casa, y en tus futuros hijos. Transmíteles esto que has escrito y ya sabes que tendrás a un pequeño maltratador que mantendrás hasta que mueras. Maltratador que pegará a la policía, a sus profesores y a ti también, PORQUE TE DIRÁ: NO SABÉIS GANAROS MI RESPETO. VETE A JODER A OTROS, Fonseca.

NO TIENES NI PUTA IDEA DE CÓMO ESTÁ LA COSA. Tú aún extrapolas con rabia a tus años de estudiante o a los ex compañeros que conoces. Tú hablas de respeto íntimo al profesor. Estás en tu derecho de pensar como quieras, y de no respetar a quien no quieras. Yo tuve en el instituto como profesores a una recua de inútiles borrachos. No me enseñaron nada. ¿Y QUÉ COÑO PASA SI ERAN INÚTILES? ¿ESO ME DABA DERECHO A AGREDIRLES? NO. Y AÚN ASÍ, DE ALLÍ SALIMOS EXCELENTES PROFESIONALES, economistas, muchos ingenieros, arquitectos, empresarios, excelentes y vocacionales profesores. ¿CÓMO? Como toda la puta vida se ha hecho, buscándote la vida tú sola con un libro. Porque si no, después te suspendían, y en casa te la cargabas. Porque suspender era tu culpa, no del borracho que te daba clase. Pero amigo, hoy esos padres cómodos no tienen culpa de nada de lo que hacen, y sus hijos menos. Si al niño le va mal (que ya es difícil, ha de ser un ceporro vago integral, porque todos los niños hoy son iguales ante la ley progre, ya no hay listos, ya no hay trabajadores, eso es facha), la culpa es del profesor, nunca del niño. PUTA MADRE.

Anónimo dijo...

Continúo:
Mi única alegría ante el sufrimiento que esta recua de padres ineptos y progre-pedagogos miserables está inoculando al profesorado es que ellos sufrirán aún más a los hijos de puta que están produciendo. Ya he llegado a ese extremo ante el injusto sufrimiento y maltrato que observo en el profesorado: regodearme en el futuro sufrimiento de los padres y la gente como tú que lo está provocando. Los niños os van a joder bien jodidos, no van a trabajar en la vida y chuparán en porros y cubatas vuestra pensión mientras vivís en la indigencia. JODÉOS, haberos ganado su respeto.

Sabemos todos que mucha gente torpe hace magisterio. También hay frustrados, toda la vida los ha habido, Y NO HABÍA ESTOS PROBLEMAS. El motivo es otro. Yo despreciaba íntimamente a muchos de mis profesores de instituto e universidad. Pero no les reventaba la clase con chulería y arrogancia, no les escupía ni les maltrataba. Les dejaba dar clase mal o bien, y si no me gustaba no iba o pensaba en mis cosas. Pero no me dedicaba a disfrutar riéndome de ellos en su cara y humillándolos hasta que perdieran día a día la dignidad y la autoestima, protegido siempre por mis padres, como un cobarde macarra malcriado. Hablamos de que se maltrata incluso al profesor que no se conoce, al jefe de estudios, se insulta por diversión a la limpiadora o al señor de mantenimiento. Hablamos de niños hijos de puta. NIÑOS Y ADOLESCENTES CUYO RESPETO NO PUEDE GANARSE EL PROFESOR PORQUE NUNCA SE LO GANARON SUS PROPIOS PADRES. Son esos niños consentidos que desprecian el mundo adulto permisivo y buenista que sus padres representan, y que disfrutan torturando a un colectivo desprotegido legalmente y vilipendiado como es el de profesores.

¿Tú has conocido alguien a quien un niñato le ha reventado la cara por diversión, eligiendo un profesor AL AZAR? ¿Tú has visto cómo a ese niñato la ley le permite seguir asistiendo impunemente a clase, riéndose de ése y otros profesores? ¿Tú sabes de qué coño hablamos? ¿Qué clase de respeto hay que ganarse? ¿De esa clase que dice que pueden violarte con la excusa de no llevar burka? No me jodas, que la culpa era mía, que iba provocando porque se me veían la cara y el pelo.

No hables de clases de hace 10 años porque eso es ya de abuelo cebolleta. Hablas como tantos de la situación actual sin tener ni puta idea, y haces mucho daño gratuito a un colectivo y a los niños que deben respetarlos para tener un futuro. Y te lo digo a ti y a los millares de irreflexivos que dicen tus mismas sandeces: el daño nunca es gratuito. Éste va a salir muy muy caro. La que se avecina es gorda. Los profesores lo llevan años sufriendo ante vuestra indiferencia e incomprensión. Ahora os toca a vosotros. Pozuelo en marcha. Y no dirán que no se avisó.

Fonseca dijo...

Hola Pornoanónima.



1.- No apreciarás tanto mi blog cuando por una simple entrada dejas de leerlo (que sé que es mentira. Que este comentario le vas a leer aunque no lo contestes).

2.- En mi artículo hablo de autoridad, no de derecho a no ser agredido.

3.- La prueba de que el colectivo de los profesores, como casi cualquier otro, es intocable es la polémica que ha surgido en torno a estos dos artículos. No. Uno puede meterse con la clase política, con los peperos, los socialistas, los periodistas o los curas. Pero el sector docente es lo suficientemente amplio como para no criticarle. Hay demasiada gente que se puede dar por aludida.

4.- Llevo 19 años consumiendo docencia. Sé de lo que hablo. De hecho pocas cosas puedo tener tan claras como las que he explicado.

Y de hecho lo que he hecho ha sido intentar localizar donde creo que está el problema y cómo debe solucionarse. En el fondo es mi granito de arena para intentar solucionar un problema grave.

Un saludo.



Fonseca

Anónimo dijo...

Mira Fonseca, aquí ex Pornoanónima. Te voy a contestar porque has publicado íntegro el escupitajo que te he echado ante tu vomitivo artículo y eso ya es algo. Y porque creo que la verdad hay que decirla y me arde ya, aunque estoy cansada de defender a esos pobres profesores del injustificado ataque social continuo que sufren. Y porque la tontería en la que persistes es indigna de ti y me sigue inflando los ovarios.

Mis padres son maestros, y me duele esta generalización burda que haces. Tengo hermanas profesoras de instituto, muchos amigos dando clase en institutos y muchísimos en la universidad. Gente vocacional, muy formada y que está actualmente pasándolo muy mal. Si no se les da estatus social de autoridad seguirán siendo el vertedero público de las frustraciones de esos mediocres padres que, no sabiendo hacer la O con un canuto, vienen a insultarlos y a agredirlos defendiendo a sus maleducados hijos. Y el vertedero de burlas de sus agresivos hijos, que agreden al niño más débil de la clase y al profesor, que es más débil hoy que el más débil de los niños. Responderé más o menos a tus sandeces:

- ¿INTOCABLES? El deporte nacional es faltarles al respeto (como NO soy maestra yo lo escucho a diario), y el hábito en las aulas es degradarlos. No me jodas intocables.

- ¿19 años consumiendo docencia? ¿Y eso que mierda tiene que ver? ¿Has dado clase en instituto, o en un primero de universidad masificado en estos últimos 5 años? ¿No? Pues cállate, ponte a darlas y luego hablas. Me parece que todavía no te has enterado de qué estamos hablando.

- ¿Éste es tu granito de arena para solucionar el problema? ¿Culpar a los profesores? ¿Culpar al que lleva años soportando abusos “porque él se lo buscó por torpe y débil”? Lo que haces es cobardemente echar un saco de arena para intentar asfixiar a la misma gente que lleva años callada autoinculpándose de algo que no pueden resolver.

- ¿Qué no saben el temario que dan? ¿Tan torpe eres tú como para pensar que alguien puede no dominar el temario de la ESO? ¿Cómo dices esa sandez? Otra cosa es un profesor de univ., en el que sí se puede dar el caso. No te líes.

- Tu razonamiento básico es que se le falta al respeto al profesor porque no está bien preparado. DECIR ESO ES DE SINVERGÜENZAS COMO MÍNIMO. Cierto es que hay profesores mal preparados, pero ¿Me quieres decir en este país lleno de mediocres cuánta gente hay que realice bien su trabajo? Me parto, en este país de pandereta de lleno de improvisadores sin preparación, los maestros van a ser los únicos. Pues venga, vamos a agredir a todos los fontaneros mal preparados, políticos mal preparados, periodistas que hablan sin ni puta idea. ¿Según tú, venga todos a pegar y faltar al respeto a los políticos o periodistas ineptos que todos sufrimos?

Anónimo dijo...

Continúo:

Que los profesores NO PUEDEN resolver esto, que viene de los padres, coño, QUE NO PUEDEN. Conozco gente que era muy respetada en la universidad, 120 alumnos voluntarios en un aula, clases con micrófono que eran seguidas con atención. Gente que era feliz con su trabajo, y motivaba a los alumnos. Ahora ese mismo profesor no puede manejar a 80 cafres que vienen asilvestrados del instituto, ríen, hablan gritan. Cuando entra el profesor ni se enteran, unos se pegan, otros comen, todos gritan. 15 minutos para conseguir silencio, imposible de lograr si no es mediante broncas o desprecio del profesor que ha de tornarse violento para que se le respete (algo que antes le venía dado por sus conocimientos). El profesor pone todo su empeño, su ilusión, sus recursos, su emoción. Muchos alumnos consiguen engancharse. Pero a los 15 minutos ya hay siempre una pandilla de idiotas (y algunos no idiotas pero que no consiguen centrarse en nada) hablando, amargándole, riéndose, con el móvil, no pueden estar quietos, no saben, nadie les enseñó, nadie les exigió nada. Te hablo de 1º en la universidad en carreras masificadas, que siempre lo estuvieron y nunca hubo problemas. Te hablo de hace 5 u 8 años y hoy.

Te hablo de una conocida mía profesora de universidad a la que una alumna arrinconó al borde de una ventana abierta, amenazando con tirarla si no le aprobaba. ¿Me hablas de que esta profesora no tenía autoridad y se lo mereció? Fonseca, que la estás cagando. He leído ahora a Cromwell y se queda corto. Tu artículo es abominable, como deducirás por mi reacción. Yo también tuve pésimos maestros y eso no da derecho a justificar que se les falte al respeto. Hoy están mucho mejor preparados que antes (flipa que mi padre daba clases con 18 años) y sin embargo el problema es gravísmo. No son los profesores, créelo. Tus traumas educativos no te dan derecho a escribir esa entrada.

Fonseca dijo...

Pornoanónima:


1.- Los profesores, como todo colectivo amplio donde se encuentran posibles votantes, son un colectivo intocable. Intocable para los medios, se entiende. Y para los políticos.

La mala formación del profesorado es evidente por todos los argumentos que te he presentado (que por cierto, todavía nadie me ha rebatido). Sin embargo nadie se va a atrever a señalarlos porque eso significa lo que me ha pasado a mí.

2.- Mis 19 años como consumidor de docencia (es decir, alumno) me convierten en todo un EXPERTO en la materia. A diferencia de cualquier otro tema, este sí lo conozco de primera mano porque he estado en muchos tipos de clases. Yo y todo el mundo, claro. La educación es de los pocos temas donde todos podemos opinar con pleno conocimiento de causa.

3.- Cuando hablo de falta de autoridad no me refiero a las agresiones sino a las condiciones que imposibilitan dar una clase. Ese es el verdadero problema. Y ocurre en todos los colegios.

4.- Siento mucho haberte ofendido. Y espero que tus padres profesores (mi madre también lo es, por cierto) no se den por aludidos. Porque mi artículo habla de profesionales ineptos. Y señala que existe una minoría de buenos maestros. Siempre pueden incluirse dentro de ese pequeño oasis de decencia ¿O es que das por hecho que son negligentes?

En cualquier caso, no era mi intención ofender sino, como siempre, decir algo nuevo sobre un tema en el que me parece necesario aportar perspectivas distintas.

Como le dije a Cronwell, mañana os cuento un par de historias muy divertidas sobre profesores a modo de aplicaciones prácticas de mi tesis. No os las perdáis. Después de eso seguiréis pensando igual pero al menos os dará un poquito más de vergüenza.



Fonseca

Anónimo dijo...

Mira Fonseca, soy la misma anónima y ya termino diciéndote que es inútil, que no tienes ni puta idea porque no has estado toreando, solo en el ruedo. Si tuvieras experiencia docente, te leería otro post, si no, nada más ya me interesa.

Que antes, hace años, y yo he estado en esas aulas, los malos profesores no eran respetados (he visto tirarles tizas en la universidad y no me extrañó). Pero es que hoy son los malos y los buenos. Es decir, todos. Es un caos. Y LOS PADRES ZUMBANDO PROFESORES. Y la mierda que echas sobre ellos, tú y muchos fracasados rencorosos consigue que, hoy en día, casi ningún alumno quiera ser futuro docente (YA NI LOS TORPES, FONSECA). Gracias a gente como tú, dando munición a padres y alumnos violentos. Un día será tarde.

Puedes seguir empecinándote. Esto me convence aún más de que hablar del tema no lleva a nada. Los torpes, en la discusión se crecen en su posición, sin reconsiderar nunca la experiencia ajena. No has entendido absolutamente nada. Demuestras unas limitaciones demasiado evidentes. Espero que te diviertas con tus anécdotas de profesores torpes. Yo también tengo muchísimas. Pero no aportan nada, eso no justifica para mí la violencia contra ellos. Para tí sí. Los profesores se buscan que les peguen. Y las putas también, claro.

Lo dicho, que te diviertas, como te dije ya no participaré mas. Si eres tan amable, no me cites porque no podré defenderme. Pues ala, a divertirse zumbando a esos pobres imbéciles a los que todos los cobardes y frustrados atacan sin pensar que atacan a sus propios hijos y a nuestro futuro.

Fonseca dijo...

Claro, Pornoanónima, he escrito esa entrada para fomentar que se apalee a los profesores. Me encanta. Y si de paso muere algún niño y se vende su carne para esta nochebuena cenar bistecs de carne de quinceañero, mejor que mejor.

Es ironía...


Fonseca

Anónimo dijo...

Hay mucho profesor y maestro que se metieron a eso por no tener más capacidad, y a veces no precisamente preparándose vocacionalmente para la docencia, sino como último recurso debido a su mediocridad, y lo que más irrita es ese discurso victimista por parte del cuerpo docente que demuestra su nulidad como profesores.

Anónimo dijo...

¿madre profesora? ¿de Educación para la Ciudadanía quizá? xD ¿O de Ciencias Políticas? :))) Saludos

Anónimo dijo...

Hay que reconocer que mucha culpa de lo que ocurre en las aulas es de los profesores y no la asumen. En los centros públicos hay profesores que pasan del tema, que mira para otro lado cuando un alumno es acosado, que incluso se suman a ese "bullying" para intentar quedar "bien" con los "fuertes", que ceden ante amenazas y chantajes, que si se cansan enseguida se cogen la baja por depresión, o que lo pagan injustamente con el que ha ido aprender y se encuentra en una jaula donde coexiste una fauna de lo más variopinta donde se mezclan hasta los aprendices de delicuente. Y luego, al menos en la escuela pública, está el total desinterés y desprecio, donde incluso los profesores se niegan a hablar con la familia ante un conflicto, hay un pasotismo bestial. Es de asco.

Anónimo dijo...

Si la escuela fuera privada -todas- y no hubiera abúlicos funcionarios dando clase, ni burócratas anodinos más preocupados de la subida de sueldos y el puente que de la trasmitir sus enseñanzas, otro gallo nos cantaría...