domingo, septiembre 20, 2009

Luego que les pierden el respeto...

O esa, la tonta de la clase, tan tonta que se metió a magisterio. Es esa la que está cuidando a tu pigmeo. Sí. Son esos, la créme de la crème, oye. Esa es la peña a la que se enfrenta tu crío todos los putos días. Los que pierden los papeles a la mínima. Que a duras penas tienen una idea del temario que imparten.

La democracia tiene un problema de base. Los idiotas votan. Eso les hace intocables. Y así nos va. Los políticos no pueden ir a la raíz de los problemas. Eso explica que todas las soluciones que se busquen para la educación en España pasen por nuevas y más estúpidas legislaciones. Todo con tal de sortear a un votante imbécil.

Ahora resulta que la clave está en restaurar la autoridad del profesor. Y eso se resuelve, según parece, reconociéndole nuevos poderes. Nadie se pregunta por qué el personal docente pierde el respeto de sus alumnos. Y no será porque no es una respuesta fácil de encontrar. Pásate por cualquier facultad de magisterio y me cuentas.

Y es que quien sabe, hace, y quien no, enseña. Detrás de un mal profesor suele haber un profesional frustrado –descontando las honrosas excepciones, que las hay-. El lumbrera que después de terminar química no encontró currelo donde le molaba. Y se vio resignado a terminar desasnando a cuatro capullos de secundaria.

Sí, es ese, el más idiota de todos, el que le está inculcando las matracas a tu hijo. O esa, la tonta de la clase, tan tonta que se metió a magisterio. Es esa la que está cuidando a tu pigmeo. Sí. Son esos, la créme de la crème, oye. Esa es la peña a la que se enfrenta tu crío todos los putos días. Los que pierden los papeles a la mínima. Que a duras penas tienen una idea del temario que imparten. Que no necesitan a ningún cabroncete de quince tacos para amargarse su existencia porque ya traían la mala baba de casa.

¿Entiendes ahora porque tu niño se pasa por el forro lo que le mandan en clase? ¿Y entiendes por qué es más fácil recurrir al topicazo de la mano dura, no? La educación es importante pero más aún no perder ningún voto, aunque venga de un imbécil.

44 comentarios:

Anónimo dijo...

"Nadie se pregunta por qué el personal docente pierde el respeto de sus alumnos."

Estas frases te pierden. Se sabe por qué pierden el respeto los alumnos, por lo menos desde hace unos 20 siglos.

Lo que tú denuncias, en la medida que es acertado, es consecuencia, no causa. Y eso es lo que peor te puede suceder en un análisis, que confundas causas con consecuencias.

Toda una entrada a la porra. Lo siento.

Carlos J. Muñoz de Morales dijo...

Conozco una chiquita que estudió magisterio, que dudaba de sí Ortega y Gasset eran primos o hermanos. Es lo que hay.

Fonseca dijo...

Pues anónimo, yo lo entiendo como una caso. Un papanatas no tiene autoridad. No puede tenerla. Nadie le respeta.



Fonseca

Miguel A. dijo...

Tienes parte de razon. Pero esta si es una cosa que tiene que alcanzar consenso, no entre politicos, sino entre alumnos y profesorado.

Mi profesora de Geografia este año pasa de dar los afluentes (bueno, menos mal) porque no los sabe.

Saludos.

Honoris Causa dijo...

Gran entrada.
Unos amigos han sacado a sus hijos de un colegio público porque el profe (o la profe) llevaba piercing.
Tampoco los padres pueden respetar a cretinos con cosas en las narices.
Puto país de mierda desalmado desde 1977.
Es lo que hay.
Tengo tres amigos profes: todos borrachos, puteros, y bárbaros. Sin el más mínimo conocimiento de historia, política, arte, educación...
Es lo que hay.

Fonseca dijo...

No saben y no saben hacerse respetar. La mayoría piensa que la autoridad emana de la facilidad de castigar y... no es así.


Fonseca

Anónimo dijo...

"Un papanatas no tiene autoridad"

A ver, Fonseca, esos profes que tú mismo reconoces que son excepción, los que saben, NO pueden ejercer la autoridad. Me parece que no te das cuenta de que la legislación y los reglamentos están diseñados para sabotear la autoridad de TODOS los profesores.

Que en esos reglamentos sean una especie de llamada para cierto tipo de profesores es un efecto secundario y no precisamente el más importante. Esos profesores sin autoridad, los profes colegas, los ha habido siempre, pero cuando la autoridad no está saboteada desde la base no suelen ser un problema importante.

Anónimo dijo...

Y por cierto, la autoridad en el sentido de dirección emana de la idea de que los actos tienen consecuencias, lo que incluye que haya castigos.

El problema es exactamente el contrario, que muchos profes ven que, para empezar, el estudiar tiene parecidísimas consecuencias al no estudiar. Es más, Fonseca, los actos tienen en las escuelas incluso consecuencias contrarias a cualquier concepción sensata del mérito: los alumnos más problemáticos consumen de una manera extraordinariamente visible más recursos que los demás. Y no sólo por el personal que hace seguimiento de su problema, sino principalmente en lo que son verdaderos privilegios (uso preferente de las instalaciones, del material informático, unos ratios dignos de las tutorías de Oxford, etc.)

No sabes, o no pareces saber, de hasta qué punto esto es un diseño de ingenieros sociales sin el más mínimo respeto por la menor de las preferencias individuales de padres y ALUMNOS. Los profesores más culpables en todo esto son los más antiguos que veían cómo se montaba esta legislación y no hicieron nada.

Fonseca dijo...

Anónimo de la 1:54, esos profesores excepcionales SÍ tienen autoridad. Es que NO TODOS los profesores tienen girigay en clase, te lo aseguro. Soy alumno universitario, he estudiado una FP y he pasado por colegios e institutos. He visto maestros dignos de tal nombre y otros ineptos que no permitían que se les respetara.

Anónimo de las 2:03, tienes razón. Los planes de estudio actualmente son de pena. Pero también es de pena el sistema que fomenta que haya malos profesores. La meritocracia es cojonuda pero para todos.



Fonseca

DePAso dijo...

Verá Ud., amigo Fonse, le voy a contar mi caso, publíquelo si le peta, que para eso es su blog.

No estudié química, sino historia. No dí ni clavo durante la carrera, pero la terminé.

De sacar las oposiciones no me hable que había que estudiar. Entré en el insti de interino. Poco después (yo ya tengo unos años) la UCD nos hizo a todos funcionarios. A todos, así, by the face, ¡Hasta a mí!

Hoy día trabajo (es un decir) 25 horas semanales. Todas por la mañana. El horario me lo hace a mi gusto el jefe de estudios (que para eso es colega de las luchas sindicales de aquellos tiempos). Para no darle demasiados detalles le diré que empiezo los lunes a las 12 y acabo los viernes a la 10 horas y veinte minutos.

Me levanto todos los meses dos mil setecientos euros limpios. Más dos pagas extras. Ah! y puesto de trabajo asegurado.

Algunos colegas tienen otros trabajos por las tardes. En negro, naturalmente, pero a mí me da un poco de garbana.

Tal vez tenga que limpiar algunos culos, pero le aseguro que no tengo que chupar pollas.

Suyo afectísimo

El tonto de la clase.

Lanarch dijo...

Por una vez no te falta buena parte de razón XD

No es la única razón, claro, pero la verdad es que la mayoría de los de magisterio son lo peor de lo peor. Recuerdo una vez que fui a una clase y buf, espectacular. Si la profesora tratara de estudiar químicas o algo así, el cerebro le implosionaría antes de medio cuatrimestre.

Claro, Fonseca, que NO son los de magisterio los que dan clase a los de 15 años, y esos son el problema más gordo. Aunque seguramente se gesta antes, en el colegio con los de magisterio y en casa con los padres.

Lanarch dijo...

Los profesores colegas, los BUENOS profesores colegas, los que de verdad sienten que el alumno es una persona que merece atención, esfuerzo y respeto, no suelen tener problemas.

Por cierto, añado una anécdota sobre profesores inútiles y padres imbéciles.

Profesora absolutamente negada. Los chavales no entienden ni papa. Examen tras examen, aprueban los mismos 5 que aprobarían en cualquier caso, la mayoría con aprobados raspados, y de vez en cuando caen. El resto, cate tras cate. Es EVIDENTE que ahí ocurre algo grave, y es difícil que los 25 chavales sean todos tontos.

Los padres cagándose en la profesora. A la salida del colegio largan contra ella, bisibisi bisibisi, pero en voz baja. Casi nadie se queja como es debido, aunque poco a poco se va "filtrando" el descontento hasta los oídos de los responsables del colegio. Que, por otra parte, lo saben perfectamente porque lleva 10 años ocurriendo lo mismo. Y hacen lo mismo: nada.

Final del curso. La profesora, que se encuentra con el problema de que ser """justa""" y suspender a quien ha sufrido sus explicaciones erráticas y confusas significa encontrarse con 20 padres cabreados (eso sí, AL FINAL y por el aprobado, no porque no les haya enseñado una mierda), decide aprobar a la mayoría y mandar a 5 o 6 a septiembre. Resultado: nadie se queja, claro.

En septiembre solo suspende al más torpe de clase. Resultado: solo se quejan sus padres, pero las quejas tienen un tinte ridículo. Los demás, felices porque el niño se ha quitado las matemáticas de encima. Que no hayan aprendido nada se la sopla.

Colegio privado "prestigioso", por cierto. Eso sí, nada de quejarse en voz alta: sería tanto como reconocer que ese colegio supuestamente de élite al que llevan a los críos (y al que apoquinan religiosamente, y nunca mejor dicho) está trufado de profesores inútiles. Que sus hijos reciben una enseñanza de mierda.

Eso sí, en 2º de bachillerato aprobarán en junio para que puedan pillar las plazas de selectividad antes. Que para eso pagan.


Putos profesores inútiles, putos padres imbéciles, putos directores capullos, puta legislación que impide despedir funcionarios vagos.


(ser profesor me parece dificilísimo y una de las profesiones más dignas del mundo, por eso el que la inmensa mayoría de las plazas estén ocupadas por cabrones apoltronados a los que todo les importa una mierda realmente me cabrea)

Patu dijo...

En Alemania, por lo que he podido ver, los profesores son profesionales cualificados y muy competentes, y en consecuencia, tienen un estatus social y un respeto a nivel de calle bastante elevado. Aun siendo hijos de mayo del 68, como son los alemanes, te puedo asegurar que los críos no se pasan ni la mitad. Y tienen muchos más derechos que aquí.

Anónimo dijo...

A Doña Espe (dicho asi para que parezca profe de literatura de secundaria)se le acaba de ocurrir que hay que poner tarimas en los colegios.
Yo añadiria que ademas se les pongan unos tacones plataforma.
Unisex of course.

Anónimo dijo...

Yo creo que todos esos memos que en la facultad eran "fanes" entusiastas de Foucault y compañía se merecen lo que luego les pasa cuando son profesores.

¿No queríais Foucault? Pues tomad Foucault, mamones. Que se jodan.

Fonseca dijo...

Por una vez tengo que decir que Doña Espe ha hecho algo mal. ¡Nadie es perfecto (aunque hay mujeres presidentas de la CAM que se acercan a la perfección)!


Fonseca

Florecilla Silvestre dijo...

Aunque eres injusto con muchos profesores (los hay buenos) dices cosas muy importantes.

Primero, excusemos a aquellos para los que enseñar es una pasión y saben hacerlo. Muchos maestros no pueden hacerse respetar porque las leyes se ponen de lado del choricillo y de la putita a los que la sociedad mandaba en otro tiempo a la cárcel y al prostíbulo. Eso hoy se considera intolerable así que se les pone al lado del alumno trabajador y estudioso cuyo futuro era ir a la universidad, y cuyo futuro ahora es convivir con otras culturas vía emigración. Chuliprogreguay total. Hasta aquí la excusa y el elogio del buen maestro que hoy se juega incluso su integridad física, y al que pedirle valentía en determinados sitios equivale a exigirle temeridad.

Ahora, con el tema de magisterio y los profesores el hecho es el siguiente: la enseñanza es una actividad que requiere menor capacitación profesional. Si te dan a elegir entre suplantar por un día a un cirujano, un arquitecto, un abogado o un profesor la elección es clara. También sabemos que hay carreras y carreras y muchas han sido contaminadas por la titulitis patria. Todo el mundo se mete en la universidad y los estudios que requieren menos capacidad de pensamiento abstracto matemático se convierten en el segundo plato de generaciones que no quieren estudiar pero a los que sus padres desean ver con el salvoconducto a una vida mejor. Mi profa de alemán se rie de nosotros con toda la razón: "I don't know why the spanish have so many titles. I think they count them". Yo pasé por magisterio y psicopedagogia a hacer unos CLE y ví clases enteras repletas de tías en las que podrías hacer un tunel de viento poniéndolas a todas en formación, oreja con oreja. Es necesario privatizar la enseñanza para desfuncionarizarla y sacar de ella a profesores de inglés no nativos de pronunciación horrorosa que estudiaron filología inglesa, enchufados sindicales, licenciados de carreras en que los números sólo aparecen en los índices y pies de página de los libros, psicopedagogos que hicieron psicopedagogía porque no había mates y acaban explicándole a un profesor de mates con 20 años de experiencia cómo se dan clases de su materia, etc. Si Pili ha estudiado filología hispánica hay que dejárselo bien claro: no vamos a crear un puesto de trabajo de funcionario para ella por esos años de fiestuqui mientras sus compañeros perdían la juventud para convertirse en doctores e ingenieros. Pili o bien se ha leído a los clásicos, maneja el Latín y el griego, sabe un par de idiomas mas y emigra como profesora de español (y bien pagadas en ciertos sitios) o Pili usa su sinpar conocimiento de la lengua para pronunciar como los ángeles: "Buenos días. Sección de atención al cliente del Corte Inglés, le habla Pilar García dígame."

Los profesores deben ser profesionales con experiencia dilatada en la empresa privada sometidos a la oposición mas dura posible: el escrutinio implacable de sus clientes en un mercado libre. Desgraciadamente esto lo veo imposible pues el pueblo español vive en la inmadurez social y moral del qué hay de lo mío y "mamá yo quiero ser funcionario" como demuestra uno de los comentarios anteriores. Si con esta crisis se acaban las longanizas con las que atar chuchos puede que la razón vuelva por estos lares de mano de su progenitoras: el hambre y la necesidad. Otra forma no veo

anghara dijo...

¡Hola!

Creo que en parte tienes razón. Porque ¿cómo va a enseñar quien se niega a aprender? Y es verdad que el nivel del profesorado, sobretodo desde que la LOGSE se cargó a los catedráticos de instituto y permitió que cualquiera diera clase de lo que fuera, ha descendido brutalmente.

Es verdad también que los docentes son una de las tres patas (periodistas, artistas y profesores) en que asienta sus posaderas la izquierda y que cada vez hay más profesores y menos maestros. Más profesores que quieren adoctrinar a los chicos (decirles qué deben de pensar) en lugar de educarlos (enseñarlos a pensar).

Pero no es menos cierto que los chicos están asilvestrados a causa de unos padres permisivos que son "amigos", que se pasan el día fuera de casa y luego suplen sus remordimientos cubriendo al salvajitos de cuantos antojos tenga.

También es cierto que escuela comprensiva (LOGSE) quitó a los profesores (y a los padres) la autoridad, porque hay imbéciles que confunden autoridad con autoritarismo. Todo en nombre de una supuesta igualdad que (sigo)

anghara dijo...

Todo en nombre de una supuesta igualdad que bien podría ser la que pregonaba el jorobado Torroba.

Es decir, aquí la causa es múltiple. Profesores y padres se reparten con los legisladores la responsabilidad del desastre. Quizá los menos responsables de todo, precisamente porque los han educado en la irresponsabilidad y el nihilismo, sean los chavales.

Yo a veces, cuando leo noticias de que han agredido a otro profesor, al tiempo que me horrorizo pienso: "ahí tenéis lo que habéis sembrado".

Mientras no se dicte una orden de alejamiento de los pedagogos de las escuelas esto no va a tener remedio.

Y eso para empezar, porque el problema, creo, es mucho más profundo.

Anónimo dijo...

Cuando aqui-en Madrid, con el PP- quiten "la noche en blanco" o "pasarela cibeles" me creere que el PP es alternativa y puede pasar algo.En Educacion y en tantas otras cosas.
Lo del PP del 93 y "vayase sr gonzalez" y la "segunda transicion", no me lo vuelvo a creer.

Lanarch dijo...

Florecilla: "Los profesores deben ser profesionales con experiencia dilatada en la empresa privada sometidos a la oposición mas dura posible: el escrutinio implacable de sus clientes en un mercado libre."

Perdona, pero, desde el cariño, permite que me descojone. He dado clase ya a unos cuantos alumnos de colegio privado y público, y no sé si es que yo tengo muy mala suerte o qué, pero veo más o menos la misma proporción de zotes en la privada que en la pública. Vale que no la muestra no es para hacer un estudio estadístico ajustado, pero creo que no desatino mucho.

Por lo que veo, en la privada, cuando un profesor es torpe y le calan rápido, le echan. Pero si consigue sobrevivir unos pocos años, ahí se queda pa siempre. Porque echarle simplemente por ser malo es admitir que tu negocio, que depende de la buena fama que tenga tu colegio, llevaba podrido desde hacía tiempo. Luego ya si encima has hecho colegueo, ni te cuento, muy gorda tiene que ser la que montes para que te larguen.

Si eres astuto, los padres casi te hacen el trabajo. Nótese la técnica que dije antes de aprobar a la peña por partes. Y si eres más espabilado (o menos sobrado) que la profesora esta no se entera ni dios, basta con ser menos exigente.


Una cosilla más, aunque ya se sale del tema:

> Desgraciadamente esto lo veo imposible pues el pueblo español vive en la inmadurez social y moral del qué hay de lo mío y "mamá yo quiero ser funcionario"

Esto de ser funcionario lo oigo mucho sobre todo desde la derecha. Os olvidáis de un grupo importante de gente: la que quiere tener un trabajo productivo, pero después de años y años de soportar contratos de mierda, horarios esclavistas, sueldos de miseria y jefes cabrones, le dice a la empresa privada un enorme

QUE OS DEN POR CULO

y oposita.

Cada vez que veáis un funcionario, pensad que no necesariamente es un titulado en magisterio, historia del arte o periodismo que no quería trabajar (aunque abunden). Que a lo mejor, simplemente, se hartó de poner el culo pagando la vaselina y después, encima, tener que chupar la polla, sonreír y decir gracias.

anghara dijo...

Si los profesores no fueran funcionarios igual la cosa mejoraba.

Honoris Causa dijo...

Me prohibió un comentario Cronwell en su blog.
Entre otras cosas, le decía que al que le pica, ajos come.
Mantengo mi posición que el profesorado actual, (salvo esas honrosas excepciones) es vomitivo. Como el país. Ni más, ni menos.

Alfredo dijo...

Estoy de acuerdo, más o menos, con Fonseca. La juventud sí que respeta, pero hay que saber darse a respetar. No conozco ni a un sólo jóven, de izquierdas o de derechas, que en lo personal y en persona por ejemplo me haya faltado al respeto porque la juventud sabe quién es hipócrita y quién no, eso es evidente. Un tío con un hueco en la nariz no puedo luego exigir que los jóvenes le traten como un adulto que merece respeto (entiendo "respeto" en este caso como "decoro").

Honoris Causa:

Bien hecho por esos padres, yo ya en su día denuncié en mi página a los profesores con piercings, mucho antes de que este tema haya salido. Los profesores de la pública en muchos casos no se dan a respetar.

Lanarch dijo...

Di que sí, Alfredo, ¿quién va a respetar a un tipejo con piercings?

Yo tuve un profesor con coleta una vez y no le hacíamos ni caso. Al del pendiente en la oreja le insultábamos, y a uno que fue sin afeitar una vez le dimos de collejas en el patio. Y lo del que llevó una vez una camiseta de Batman no lo cuento que lo mismo me denuncian.

Fonseca dijo...

Coño, Lanarch, acabas de hacer que me descojone...


Fonseca

Alfredo dijo...

"Yo tuve un profesor con coleta una vez y no le hacíamos ni caso."

Hace bien -- y es que si yo estoy pagando por un servicio y me mandan a un tio así pido la hoja de reclamaciones. Mucha gente se olvida que el contribuyente paga la pública y por lo tanto es el contribuyente el que debe tener la última palabra y no un profesor (mantenido además por esos contribuyentes).

"Al del pendiente en la oreja le insultábamos,"

¿Por llevar pendiente o por otra cosa?

"y a uno que fue sin afeitar una vez le dimos de collejas en el patio."

Es que ese directamente no debería tener contacto con los alumnos, por falta de higiene.

"Y lo del que llevó una vez una camiseta de Batman no lo cuento que lo mismo me denuncian."

Uy sí tenga cuidado porque ahora se denuncia por cualquier cosa...

Alfredo dijo...

Dice Fonseca:

"Por una vez tengo que decir que Doña Espe ha hecho algo mal"

¿Por una vez? ¿Y todos los millones que ha destinado a la "integración" (sic) del inmigrante? Madrid cada vez más se sudamericaniza con la Espe y con Gay ardón.

Fonseca dijo...

Joder... Alfredo tu respuesta ha sido también muy buena. Todo hay que reconocerlo.

La política de inmigración puesta en marcha por Lasquetti (consejero de inmigración de la CAM) es cojonuda. A ver si via tener que empezar a censurar comentarios!!!


Fonseca

Alfredo dijo...

¿qué tiene de "buena" la política de inmigración del Lasquetty? Una cosa es inmigración, otra invasión. No entiendo como un liberal, supuestamente, puede estar de acuerdo con ese derroche malgastado en entes que jamás se integrarán porque son inasimilables, además, ni falta que nos hace que se integren.

Juan dijo...

Hola

Unas preguntas muy breves. ¿Estás insinuando que un mal profesor se merece que le falten al respeto? O, análogamente, yendo a los casos más graves, cuando a un profesor le pega un alumno o un padre indignado... ¿el profesor se lo tiene merecido? Y, finalmente, ¿el alumno que pega o el que saca una navaja a un profesor es inocente?

Un saludo.

Juan.

Lanarch dijo...

Alfredo:

> Hace bien -- y es que si yo estoy pagando por un servicio y me mandan a un tio así pido la hoja de reclamaciones. Mucha gente se olvida que el contribuyente paga la pública y por lo tanto es el contribuyente el que debe tener la última palabra y no un profesor (mantenido además por esos contribuyentes).

Diga que sí, don Alfredo. Yo cada vez que voy a hacer papeles y me atiende alguien con, por ejemplo, chanchuflas en los pies, o algún tatuaje, me solivianto. No sé qué puñetas hacen cobrando de MI dinero. Que aprendan de los bancos, que esos van todos arregladitos y da gusto verlos.

> "Al del pendiente en la oreja le insultábamos,"
> ¿Por llevar pendiente o por otra cosa?

Por el pendiente, claro. No sé qué era peor, si el aspecto patibulario o la pintaza gay que le daba.

> "y a uno que fue sin afeitar una vez le dimos de collejas en el patio."
> Es que ese directamente no debería tener contacto con los alumnos, por falta de higiene.

Desde luego. Y las pánfilas de las profesoras saludándole con dos besos, a ver si les contagia algo. Todo por no saber enfrentarse a los guarros.

Del no afeitarse a ponerse rastas solo hay un paso.

Livia dijo...

El problema del debate que se está planteando es que no sé por qué narices un profesor tiene que ser algo más que un profesional que imparte una materia. Yo jamás he tenido problemas en clase en los cuatro años que llevo enseñando en secundaria pero si hay algo que tengo claro es que yo no entro en un aula a pelearme con nadie sino a explicar lengua y literatura, yo enseño, educar tienen que venir educados de casa.
Ya aburre la dichosa idea de que el profesor machacado por sus alumnos se lo merece por inepto; inútiles los hay en todas las profesiones y no se me pasa por la imaginación que eso justifique que se les agreda, pero se ve que cuando se trata de un profesor la cosa cambia y así nos luce el pelo... en fin...

Alfredo dijo...

"A ver si via tener que empezar a censurar comentarios!!!"

No sería nada revolucionario para Red Liberal: es lo que hace todo autor de RL que carece de argumentos como el cromwell (donde no le gusta que te haya defendido), y ahora al parecer tú porque he dicho la verdad respecto a la CAM & el tema migratorio que es un desastre en Madrid.

No sé que tiene de censurable decir la verdad...

(Disculpa si he interpretado mal la frase)...

Fonseca dijo...

Juan, estoy insinuando que la autoridad es algo que se tiene que trabajar. No lo insinuo, lo afirmo.

Y es que el trabajo de profesor engloba muchas cosas. De la misma forma que un directivo en una empresa invierte parte de su trabajo en ganarse a sus empleados ¿Sabes que hay empresas dedicadas a la comunicación interna?

Vivir en sociedad es lo que tiene.



Fonseca

Alfredo dijo...

Lanarch:

"Yo cada vez que voy a hacer papeles y me atiende alguien con, por ejemplo, chanchuflas en los pies, o algún tatuaje, me solivianto."

Y yo más, se lo aseguro- esa puñetera moda de las chanclas por ejemplo me indigna, y sobre todo porque me obliga, el Estado, al que pagamos, a que me atienda un tipejo así en Correos por ejemplo o en la administración.

"No sé qué puñetas hacen cobrando de MI dinero. Que aprendan de los bancos, que esos van todos arregladitos y da gusto verlos."

Que aprendan del mercado en general -- los que pagamos valoramos la estética normalmente, y eso de ir mal vestido es de todo menos estético, para el cliente. En un banco sería impensable de momento que nos atienda un pintas de esos.

"Por el pendiente, claro. No sé qué era peor, si el aspecto patibulario o la pintaza gay que le daba."

Para mí las dos son malísimas pero ya se sabe que el público está lleno de profesores gays y que encima lo celebran adoctrinando a los alumnos de que ser gay es lo más guay del mundo. Claro, luego se quejan de que no se les respete.

"Desde luego. Y las pánfilas de las profesoras saludándole con dos besos, a ver si les contagia algo."

Pues eso del besuqueo tampoco me ha gustado nunca -- sobre todo porque ahora parece ser que todo el mundo quiere besarse con el pretexto de que "hay que ser más abiertos." El besuqueo ese pegajoso, sobre todo en un ámbito profesional, mosquea.

"Del no afeitarse a ponerse rastas solo hay un paso."

Bueno no siempre -- no me imagino al Señor Rajoy con rastas, pero desde luego que a muchos "profesores" sí que les veo en algún futuro no muy lejano en rastas. ¿respeto de mi parte al profesorado? Casi nulo.

Alfredo dijo...

Sin que sirva de precedente, estoy con la Srta. Livia -- es exactamente lo que le dije al cromwell papista.

El profesor está para ENSEÑAR no para educar -- la educación es para los padres. Yo he trabajado con jóvenes y nunca he tenido problemas porque saben distinguir al hipócrita y al que practica lo que predica. Hay mucha gente que siente la tentación de insultar a los jóvenes pero los jóvenes valoran la autoridad y darse a respetar. Ahora bien: NO ES la labor del profesor decirles que tal o cual cosa es inmoral porque ya eso era lo que faltaba, que un "profe" con piercings empiece a doctrinar a nuestros hijos...y digo eso sólo a modo de ejemplo, porque también las hay feminazis que sólo gritan "machismo machismo" en las aulas.

¿Respeto a un funcionario? NUNCA -- agredirles NO, TAMPOCO...pero ¿respeto a alguien que vive de mi aunque yo no quiero que sea así? NUNCA. Que respeten ellos que bastante respeto nos deben por mantenerles.

Aris dijo...

no vas a la raíz del problema ¿no te has parado a pensar que tal vez los profesores estén frustrados porque la legislación no les permite dar clases en condiciones?

me gustaría verte intentando enseñar a chavales adolescentes, no durabas ni 15 minutos.

saludos

Miguel dijo...

De la misma forma que un directivo en una empresa invierte parte de su trabajo en ganarse a sus empleados ¿Sabes que hay empresas dedicadas a la comunicación interna?

Según un juez -otros estarían seguro en desacuerdo- llamar hijo de puta al jefe no es motivo de despido. Eso significa que al tipo lo despedirán con indemnización, que no se verá en la puta calle sin un duro, pero se verá en la calle.

Vale la analogía: que manden al chaval gamberro a su casa. Y si el juez dice que lo de hijo de puta es una forma de hablar, que lo manden con un libro, para que ahorre en papel higiénico.

Anónimo dijo...

Sinceramente, no sé qué tienen que ver las habilidades sociales con ser bueno enseñando física o lo que sea.

Tonto e inútiles los hay en todos lados, podemos tirar de ejemplos en cualquier sitio (en la empresa privada también).

¿Que la formación de un profesor de magisterio o instituto no es suficiente? bueno, a lo mejor (si lo dices de otra forma) se podría discutir. Pero es que resulta que CON LOS NIVELES DE LA ENSEÑANZA DE HOY DÍA NO HACE FALTA SER EINSTEIN PARA ENSEÑAR.

Además, tu intenta enseñar griego o latín a un ceporro de 16 años que lo único que quiere es ponerse a trabajar en una carpintería y que tiene que estar por cojones sentado en el aula de 3º de la ESO (el título lo dan al aprobar 4º). Una sola persona te revienta la clase entera.

Si no se tiene en cuenta la forma, esta entrada es erronea. Si sí se tiene en cuenta la forma que has usado, es una caca de vaca, es decir, una mierda pestosa empapelá pinchá en un palo. Lo siento.

Un saludo.

Lanarch dijo...

Anónimo:

> ¿Que la formación de un profesor de magisterio o instituto no es suficiente? bueno, a lo mejor (si lo dices de otra forma) se podría discutir. Pero es que resulta que CON LOS NIVELES DE LA ENSEÑANZA DE HOY DÍA NO HACE FALTA SER EINSTEIN PARA ENSEÑAR.

No se trata tanto de que no haya que saber mucho para dar clase, es que magisterio es tan ridículamente fácil que ATRAE a los inútiles. ¿Eres un torpe que quiere hacer una carrera pero no sabes cuál? Magisterio, Historia del Arte, Periodismo: las primeras de la lista.

Aris:

> no vas a la raíz del problema ¿no te has parado a pensar que tal vez los profesores estén frustrados porque la legislación no les permite dar clases en condiciones?

Pues en los tiempos pre-LOGSE yo veía también profesores malos a porrillo. Y nada les impedía echar a alguien de clase, por ejemplo. Ni con la LOGSE, que yo sepa. Y echar a alguien del colegio era una aventura.

Falta de talento, falta de ganas. No digo yo que muchos no estén desmotivados, pero lo que les desmotiva NO es la legislación.

Gedeón McHale dijo...

Estas son las cosas que pasan por querer ir de enfant terrible a cada paso: que se escriben generalizaciones indocumentadas y simplonas, sin valor discursivo de ningún género.

Camarada Stewie dijo...

"tu intenta enseñar griego o latín a un ceporro de 16 años que lo único que quiere es ponerse a trabajar en una carpintería y que tiene que estar por cojones sentado en el aula de 3º de la ESO (el título lo dan al aprobar 4º). Una sola persona te revienta la clase entera".

A lo mejor el problema viene de ahí. De esa obligatoriedad que ya llega a cotas absurdas. ¿El saber latín y griego es importante para ser un buen carpíntero? Normal que "reviente la clase". A mi si me pisan me revuelvo.

Hay que acabar con el estatismo educativo cuanto antes. El caos del que os quejais no es el verdadero problema, solo la inevitable consecuencia perversa del intervencionismo. Y la manifestación de que, pese a tanta educación para la tiranía edulcorada con perverso buenismo irracional algunos crios siguen siendo humanos.

Harlan dijo...

No sé qué andáis diciendo del latín y del griego, precisamente son las asignaturas más fácilmente evitables (sólo están en humanidades puras). El que no las quiera, tiene muchas otras donde escoger.

Y respecto al tema principal del post...creo que hubiera sido muy certero de haberse escrito hace una década. Ahora los alumnos no respetan a ningún profesor, ya sea uno mediocre o el mejor del país. No dan ni la oportunidad de ganarse ese respeto.