lunes, marzo 02, 2009

Un funcionario gallego me bebió la sangre

En España hay unos 60.000 políticos y 3.000.000 de funcionatas. Esos son los que realmente nos están robando. Los que sólo necesitan que se les conceda el derecho de pernada para equipararse, al menos en cuanto a privilegios, a los señores feudales. Sinceramente, mataría por un gobierno que redujera a la mitad la administración pública aunque luego se fuera de putas a mi costa.

Pazos está eufórico y le entiendo. Ha estado pringando durante toda la campaña gallega y ha ganado. Ya sólo falta que Basagoiti le lance el guante a Patxi López y formen gobierno juntos para que yo también fuerze una sonrisa. De Feijoo puedo decir que sin ideas ha sido capaz de ganar. En parte por pura potra de tener a un Touriño/Quintana que le han puesto el leit motiv de la campaña en bandeja.

Pero también hay que reconocerle que ha sabido encontrar la fibra sensible del votante donde realmente está; en su cartera. Todo su discurso ha girado en torno a los lujos que se pagaba el gobierno gallego a golpe de presupuesto público. Es demagógico, sí, pero funciona.

No hay que ser ningún lumbrera para calcular que entre sillas de 3000 napos, coches oficiales y sueldos de mandamases no se llega a cubrir ni un 1% del gasto público. Y que el otro 99% es lo que se va en subvenciones y miles de organismos públicos con infinitos "trabajadores" (por llamarlos de algún modo).

Pero ningún candidato a la presidencia de ninguna Xunta, va a tener pelotas de señalar a los que de verdad vampirizan al contribuyente. En España hay unos 60.000 políticos y 3.000.000 de funcionatas. Esos son los que realmente nos están robando. Los que sólo necesitan que se les conceda el derecho de pernada para equipararse, al menos en cuanto a privilegios, a los señores feudales. Sinceramente, mataría por un gobierno que redujera a la mitad la administración pública aunque luego se fuera de putas a mi costa.


Sin embargo es mejor evitar tener a más de una décima parte de la población activa en tu contra. Además, desacreditar a la clase política aunque formes parte de ella siempre es bien recibido por los votantes. Así que chupete de caramelo para Feijoo. Ha sacado a colación una anécdota que no es más que el chocolate del loro pero que simboliza el despilfarro y le ha venido de muerte como campaña para derrotar a Touriño. Diría que me alegra pero... ¡Que narice! El que de verdad me alegra es Pazos, que son sus primeras elecciones y ha ganado.

4 comentarios:

Delfin Córcoles dijo...

También me alegro por Miguel. Estas primeras alegrías son las mejores.
Cuando se de cuenta de cómo funciona esto y de lo que va la cosa las emociones son distintas.

Fonseca dijo...

Pues sí. Uno no sabe lo mucho que puede alegrar una victoria electoral cuando está metido en el ajo hasta que no le pasa. Es una sensación increíble.

Y, por cierto, bienvenido a mi blog, Córcoles.


Fonseca

Miguel A. dijo...

Sí, desde dentro es distinto. Da satisfacción haber hecho algo dentro del partido obteniendo el fin deseado. Cojonudo.

Pandora dijo...

No creo que el PP deba estar contento; ha ganado por como bien apuntas, suerte unida a pésimos adversarios en Galicia.
En el Pais Vasco ha perdido, tómalo como quieras, otra cosa es que con bipartitos, menage a trois o lo que sea llegue al gobierno, pero ha perdido, lo primero a perdido a geniales mujeres como Maria San Gil y Nerea Alzaloa.