jueves, noviembre 20, 2008

¡Dejad sus tetas en paz!

Se supone que hay que indignarse porque Pachá Valencia ha organizado un sorteo en el que se regala una operación de aumento de pecho. ¿Por qué? Por que al parecer, el hecho de ofrecer a una chica que no se siente a gusto con su cuerpo la posibilidad de recauchutarse es “denigrante”

Si hay algo en este mundo digno de llamarse “sensacionalismo barato” son las secciones de sucesos de los informativos. Cuando se cuentan historias anecdóticas para fomentar opiniones basadas en simples convenciones sociales. Pero son este tipo de noticias las que suelen estar en el billboard de los temas de conversación de bar.

“Se supone” que hay que indignarse porque Pachá Valencia ha organizado un sorteo en el que se regala una operación de aumento de pecho. ¿Por qué? Por que al parecer, el hecho de ofrecer a una chica que no se siente a gusto con su cuerpo la posibilidad de recauchutarse es “denigrante”. Al menos eso dice la “Asociación de mujeres (nacional)progresistas”.

Al parecer, querer mirarse al espejo y verse atractiva es fruto de que nuestra sociedad ve a la mujer como un objeto ¡Toma ya! Ahora resulta que estar buena es machista. ¿Y quien eres tú, niñata de mierda, para querer tener más tetas? Menos mal que hay una institución que te protege y que se dedicará a denunciar a todo aquel que intente democratizar el derecho a tener una buena delantera. ¡Como si cualquiera tuviera derecho a hacer lo que quisiera con la propiedad de su cuerpo! ¡Que inmoralidad!

Y si no te gusta tu cuerpo, ¡Te jodes! Porque lo contrario es ser una hembra sin conciencia de clase. Y por eso el grupito de nacional-feministas de turno se cree con todo el derecho a meterte la mano en las tetas. Porque el resto de mujeres son tontas y no se dan cuenta de la evidencia. El derecho divino es lo que tiene, que solo unas pocas elegidas pueden comprenderlo.

Luego está eso de que “una falacia repetida hasta la saciedad se convierte en verdad pública”. Así que cualquiera que defienda la legitimidad moral de una persona que quiere verse guapa y operarse es un jodido falócrata. Una hembra comme-il-faut tiene que dar asco. Y tiempo al tiempo; algún día se censurará el porno. El sensacionalismo es ley.

20 comentarios:

Bardo Loco dijo...

Tenías uqe haber venido a la conferencia de Montserrat Boix sobre violencia de género y medios de comunicación. Te lo hubieses pasado pipa. Y si no entra en mujeresenred.com (creo que es .com, ahora no estoy del todo seguro), que ahí tienes temas para cuatro o cinco posts.

Anónimo dijo...

Y eso que las feminazis empezaron quemando sujetadores...acabaran alabando el burka que las iguala a todas y frena la lujuria machista.
Cualquier cosa por la subvencion y en contra de la libertad.

Fonseca dijo...

Bardo loco, gracias pero ya lo conozco. Te diré además que la organizadora de esa conferencia, Alicia Puleo, tiene también un blog aunque lo actualiza muy poco (ya sabes que Internet, con tanto porno, es machista)


Fonseca

Natalia Pastor dijo...

Lo más nauseabundo es el cinismo, la "hiprogresía" de las mentes bien pensantes,la moralina de las "miembras" que se escandalizan por una anuncio para aumentar el tamaño de las tetas, pero que no abren su boquita de piñón para clamar contra la lapidación en paises islámicos,la ablación de clítoris o los matrimonios concertados con menores,no vaya a ser que se les caiga el chiringuito de la alianza de Civilizaciones....
Que asco.

Dama Blanca dijo...

El problema es que se banalice el tema. Que se dé por hecho que va a haber un grado altísimo de descontento con su pecho entre las féminas de esa discoteca.

No creo que queramos una forma de pensar a lo EEUU, que cuando una niña cumple 16 lo primero que quiere es operarse las tetas.

No es nada de feministas, ni de mierdas, el problema es favorecer una forma de pensar de culto al cuerpo que sale en la tele y en las revistas, ¿por qué no sortearon una liposucción? ¡Es lo mismo! Vende subidas de autoestima de niñas que necesitan un psicólogo, no una operación de estética.

Seguro que nadie se ha planteado que si, por ejemplo, yo (que tengo unas tetas maravillosas), entro en esa discoteca (porque has puesto el cartel corregido, pero el otro decía que entrabas en el sorteo con la entrada) y va, y me toca el sorteo, ¿qué hago? ¿Qué pasa si le toca a una chica sin complejos, que está contenta con su cuerpo?

Me parece... dencillamente patético.

Fonseca dijo...

Dama Blanca, Si te tocara el sorteo podrías hacer lo mismo que si te toca una camiseta, un libro o un disco que no te gusta (me ha pasado mil veces); rechazarlo o regalárselo a otro.

Y si estás contenta con tus tetas me alegro muchísimo. ¿Por qué eres tan intolerante y no puedes comprender que otras mujeres no lo estén?

¿Y por qué un psicólogo es bueno y una liposucción no lo es? Hay quien dice que la psicología es también una pseudociencia (yo ni lo creo ni lo dejo de creer).

¿Que existe una cultura del culto al cuerpo? Bueno, que yo sepa NADIE te obliga a tener un tipo de diva. En cualquier caso, la obsesión por el pecho femenino no viene de la publicidad sino de la biología más básica; los hombres buscamos mujeres que puedan amamantar bien a nuestros hijos.

Un saludo.




Fonseca

Miguel A. dijo...

Por este mismo tema hice la campaña de mi blog. Estar buena es delito. ¡Quien lo diría! Aparte, el cuerpo de cada uno es algo privado, y puede hacer con él lo que le salga de dentro.

Un saludo

Dama Blanca dijo...

No me acuses de intolerante sin sentido.

Además de proyecto de diseñadora soy aficionadísima a la publicidad, de otra cosa no sabré, pero de "crear necesidades" sé muchísimo.

La cuestión es que las operaciones de estética no han de hacerse aleatoriamente, la seguridad social cubre algunas operaciones de estética tras un estudio de que realmente son necesarias.

No es verdad lo que dices en el último párrafo. Entre otras cosas, porque el ideal de la mujer ha cambiado mucho a lo largo de los años (lo sabes bien, que has estudiado Historia del Arte). Y es que dejaron de llevarse las mujeres regordetas de anchas caderas y pechos "normalitos" para ponerse de moda la extrema delgadez y las pechugas enormes. No había anoréxicas en la edad media, Fon. Y la anorexia es resultado de un bombardeo publicitario.

Así, la imagen que hoy en día busca tener todo el mundo es la de los tipos guapos que salen por la tele (que, si te fijas, siguen todos un patrón característico -nadie quiere parecerse a Steve Buscemi, y a Keira Knightley le añaden tetas porque si no, no gusta), en el cine y en todo lo que vemos. "Eso" es un bombardeo publicitario.

La lucha es contra la idea de que tenemos que asemejarnos todos a UN patrón (el 90-60-90 no salió de la nada). Necesitamos más personalidad y menos operaciones de estética. ¡Viva Kate Winslet, que estaba gorda cuando se llevaban las anoréxicas, y está delgadísima cuando se llevan las curvitas!

Dama Blanca dijo...

Por cierto, es la propia publicidad y la sociedad por extensión quien nos obliga a asemejarnos a esos cánones. Es inevitable, en la antigua grecia eran las narices rectas y hoy en día, lo que sale en los anuncios de Calvin Klein...

Iván Moreno dijo...

Pues a mí me parece que el sorteo es de un mal gusto considerable. Pretender dentro de una "fiesta de la mujer" sortear un aumento de pecho es relacionar directamente (ni siquiera indirectamente) la valía de una mujer con su pecho. Son ganas de que te critiquen.

Ahora resulta que estar buena es machista.

No, lo que es machista es asociarlo a "la mujer", como si tener unos buenos pechos fuera una característica necesaria para ser una mujer aceptable.

E independientemente de esa asociación, a mí me parece criticable el simple hecho de promocionar el aumento de pecho como algo digno de ser seguido. Y en cualquier caso me da pena.

Eso sí, no sé qué pintan las administraciones pretendiendo regular al respecto.

Un saludo

Anónimo dijo...

Dama Blanca,
Asi que tienes unas tetas maravillosas y sabes muchisimo de publicidad.
Tu deberias esperar a ver si Pacha sortea una liposuccion de ego.

Anónimo dijo...

"los hombres buscamos mujeres que puedan amamantar bien a nuestros hijos."


Eres un subnormal.

Ana dijo...

En principio nadie es nadie para decidir si quieres tener tetas o no. Las amazonas por el contrario se las estirpan para lanzar mejor las flechas.
Para decir NO a las tetas postizas, sólo por el hecho de estar al margen de lo que Dios hizo a su imagen y semejanza, hay que ser naturista.
Nadie te obliga a que no te las pongas, entonces las mujeres que se quejan de ello se supone que es por envidia? Creo que esto es un debate-espiral que nunca se acaba. Sin embargo me atrevería a decir que las que se quejan de las que se las ponen es porque tienen algún complejo o algún exceso de instinto maternal que rebasa las fronteras de la libertad de otras.

Dama Blanca dijo...

Jiji. ¡Ya tengo anónimos propios!

Me siento "Fonseca" ;)

Sí, me gustan mis tetas. Y sí, sé sobre publicidad, es lo que implica estudiar lo que estudio y lo de querer dedicarse a ello... Esas cosas ^^

Anónimo dijo...

No apareces en Red Liberal. ¿Y eso?

Bardo Loco dijo...

"Bardo loco, gracias pero ya lo conozco. Te diré además que la organizadora de esa conferencia, Alicia Puleo, tiene también un blog aunque lo actualiza muy poco".

Es la profesora de Deontología. Probablemente el año que viene sea tu profesora también.

"No es nada de feministas, ni de mierdas, el problema es favorecer una forma de pensar de culto al cuerpo que sale en la tele y en las revistas, ¿por qué no sortearon una liposucción? ¡Es lo mismo! Vende subidas de autoestima de niñas que necesitan un psicólogo, no una operación de estética".

No nos confundamos, lo que la discoteca sortea no es un aumento de pecho, sino un vale de cirugía. No confirma un modelo estético, sino que está dirigido a quienes ya lo tienen asimilado. Lo que no quita que las que vayan sólo por el premio me parezcan unas gilipollas, pero que hagan lo que les dé la gana.

Dama Blanca dijo...

David, me remito al primer cartel http://www.diariocritico.com/imagenesPieza/cartel-pechos-pacha.jpg

Que en cuanto salieron en la tele, lo cambiaron. Éste, el que he puesto es el que creó el caos.

Ana dijo...

Habría que ver en qué se basan esos estudios para determinar si realmente es necesaria la cirujía estética, normalmente en criterios subjetivos. La seguridad social no abastece la totalidad de la demanda de operaciones estéticas por razones obvias.
Si estas operaciones no suponen un peligro para la integridad de las sujetas, qué motivos hay para ejercer controles en el ámbito privado? (no son operaciones reversibles?).
Seguramente gracias a la demanda privada se ha avanzado tanto en este sector que las mujeres que sufren cáncer de mama pueden disfrutar de este producto con excelentes resultados.
También es muy demandado entre Señoras de cierta edad, no sólo actrices porno y fanáticas del plástico.
Se ve que el problema en este caso radica en la presencia del bisturí, nadie se opone así por las pestañas postizas, tintes, maquillajes, depilaciones, etc. Eso sí vale?
Porque si es porque no nos gustan las tetas falsas, basta con no demandarlas, o vamos a ser peores que las campañas publicitarias?

Anónimo dijo...

Supongo que si el premio le toca a alguien que esta contento con sus pechos se vuelve a sortear y ya esta.

A menos que en Pacha sean unos ratas.

No creo que haya nada malo en ello, muchas chicas desean una operacion para sentirse mas a gusto, si eso les hace mas felices adelante.

No se yo si eso es crear una necesidad, yo he trabajado de copy writer 4 anyos en una gran agencia y no me lo parece.

Mas bien creo que antes no habia los medios para lograrlos, muy probablemente en los anyos 30 tambien habia mujeres que pensaban en un aumento.

Lord Hinkel

José Mateos dijo...

El dueño de la discoteca dijo en la tele que podía canjearse por cualquier operación de cirugía estética del mismo o menor valor.