sábado, junio 21, 2008

Las primarias que, a Dios gracias, no fueron

Según este, cualquiera afiliado al PP puede presentarse a candidato a presidente con sólo reunir 100 firmas. Después se proceden a votar compromisarios, que pueden manifestarse claramente a favor de uno u otro o ser completamente independientes.

Finalmente ayer se votó un sistema de elecciones primarias al estilo de EEUU tras un intenso debate en el que se proponían dos sistemas distintos. Uno, el de las enmiendas que presentaba un grupo de afiliados de Madrid y el de la comisión (aparato del partido) que es el que finalmente ha salido.

Según este, cualquier afiliado al PP puede presentarse a candidato a presidente con sólo reunir 100 firmas. Después se proceden a votar compromisarios, que pueden manifestarse claramente a favor de uno u otro o ser completamente independientes. Si no se consigue un 20% de votos de compromisarios, la candidatura se cae. Es como estos exámenes donde si sacas menos de un 3 sobre 10 no te hace media con el resto.

El sistema alternativo que proponían los madrileños era, aparentemente, más sencillo. Directamente se votaría al candidato a la presidencia. Pero no podría presentarse cualquiera. Necesitaría siempre el apoyo de un número determinado de miembros de la junta directiva. Algo así como una democracia “a la rusa” con más reminiscencias del PCUS que de otra cosa.

El PP es de centro derecha. Así que creo que nos pegan más las elecciones americanas que el comunismo ruso.

2 comentarios:

Liberal clásico dijo...

Si es que es muy simple: ¿Para qué obstáculos previos? Que se presente quien quiera y ya se encargará el demos de votar a unos y desechar a otros.

Por no hablar del tema de los compromisarios, que tiene un aire caciquil-restauracionista...

Marzo dijo...

>El PP es de centro derecha.

Huyloqu'asdicho...