viernes, enero 09, 2009

El porno también quiere una subvención

Si los agricultores españoles piden privilegios frente a los del tercer mundo, la old school del “entretenimiento adulto” pide un trato de favor frente a la nueva oleada; Internet. Los estadounidenses pueden prescindir del automóvil, pero no del sexo

El mamoneo es como un bol de palomitas en una mesa. Aunque no te gusten, terminas cogiendo. Desde luego, en eso de echarle morro los culturetas son maestros reconocidos. No les andan a la zaga los empresarios gañanes y desde hace unos meses, banqueros, gerifaltes del automóvil y, en general, todo perro pichichi que cree que le deben una subvención.

Pero sin duda la mejor excusa que he oído hasta la fecha ha sido la de Larry Flint (personaje que ya ha pasado más veces por este blog, por cierto) que al grito de “o follamos todos o echamos la puta al río” también pide unas ayuditas públicas para la industria del porno americana. “ Los estadounidenses pueden prescindir del automóvil, pero no del sexo".

En el fondo no es nada nuevo. Larry se sitúa en la categoría de los empresarios gañanes que no saben adaptarse a los tiempos. Si los agricultores españoles piden privilegios frente a los del tercer mundo, la old school del “entretenimiento adulto” pide un trato de favor frente a la nueva oleada; Internet.

Y es que si las discográficas se han resentido con las descargas de música, la hostia que se llevan las productoras de porno de-toda-la-vida es mucho mayor. A fin de cuentas siempre hay quien quiere tener lo último de Manowar en edición limitada pero… ¿Alguien se compraría “Tócamela Otra Vez, Sam: director´s cut”?

Y es cierto que no son pocos los esfuerzos por renovar una industria que no para de reinventarse a sí misma. Y que, pese la crisis del sector, es ahora cuando se están rodando las pelis guarras con mayor presupuesto de la historia. Pero la tentación de pedir una ayuda cuando todos los demás la están exigiendo es demasiado fuerte. Tanto como evitar coger una palomita cuando pasas delante de un bol repleto.

8 comentarios:

Ramón_Lozano dijo...

Supongo que tienen tanto derecho como los demás a pedir la ayudita. De todas formas Internet no ha afectado precisamente tanto a la industria del porno sino todo lo contrario, ha sido el vehículo ideal para hacerlo accesible a todo el mundo, generando verdaderos millonarios. Pero claro, ahora la crisis aprieta para todos y probablemente la gente se esté conformando con los contenidos porno gratuitos.

Supongo que los jefazos de la industria del porno no tendrán la desfachatez de acusar a Internet como su lacra, pues su situación en este aspecto es radicalmente distinta de las discográficas o productoras de cine convencional.

Un saludo

Lanarch dijo...

Me pregunto si las productoras de porno pillan pasta del canon digital. Llevo tiempo preguntándomelo pero no he conseguido averiguarlo aún.

Fonseca dijo...

Ramón, el porno como tal ha sabido adaptarse y beneficiarse de INternet pero, desde luego, los viejos lobos preferiría que continuara la edad de oro del VHS. Todo era mucho más fácil.

De las nuevas tecnologías se benefician las nuevas empresas. El emporio Larry Flint se fundó gracias a una revista que se vendía como rosquillas y que hoy no tanto.


Fonseca

Fonseca dijo...

Lanarch, ni puta idea. Mira a ver en la asociación de empresarios del porno, APEOGA. Tal vez por ahí venga algo.


Fonseca

Miguel A. dijo...

¿Y a qué nivel tienen los impuestos? A lo mejor lo bueno es bajárselos... xDDD. Eso sí, la noticia parece más coñera que otra cosa.

Clandestino dijo...

Todo dependerá de si le damos al porno categoría de basura cultural o solo de basura. En vista de lo visto, el porno podría disponer de su hueco en el muladar cultural, y no en los últimos puestos. Hay mucha basura cultural, mucho más basura que el porno.

Por tanto si tedi o ramonín cobran ¿Por qué no los actores y autores porno?

Miguel A. dijo...

Tienes un premio en mi blog.

Anónimo dijo...

¿En qué post ha defendido Fonseca al Estado de Israel?
¿Me lo he perdido?