sábado, septiembre 13, 2008

Reconócelo, los toros te gustan por el morbo

Y en cualquier caso es un espectáculo sangriento, crudo, guarro y sobretodo cruel. Gilipolleces; las justas. Que una cosa es tolerarlo y no unirse a la jarcia de ecolonazis y otra pedirle a la filarmónica de Berlín que haga su versión polifónica del “chacachá del tren

Si hay un clásico indiscutible en los debates, bien de barra de bar o televisados, es la moralidad de los toros. Y todos los años por estas fechas, fiestas de la virgen de San Lorenzo en Valladolid renace con la misma fuerza con la que las verbenas de pueblo seguirán tocando el “chachachá del tren” por los siglos de los siglos. Esto es España.

Como en todos los debates eternos ya hay dos posturas bien claras y uno tiene que posicionarse. Y decir que “me la pela” no es una respuesta válida. El patriota de pro debe entender que la tauromaquia es esencia y parte de la cultura y el arte nacional. Que Kosuth no inventó nada; el rollo conceptual lo teníamos aquí desde mucho antes.

Y es que decía que esto es España, el país donde las escenas guarras de las películas se justifican por que “son muy plásticas” (¡chúpate esa!) y donde nadie reconoce disfrutar de una corrida por el morbo de ver como matan poco a poco a un bicho. No. Es porque “semos” unos tíos sensibles, curtos y aseados.

¿Por qué da tanta vergüenza reconocer que la muerte es divertida? Es algo tan natural como leer la Superpop cuando te salen las tetas. Las viejecitas de la revolución francesa se acercaban a la guillotina para hacer punto y sentir como las salpicaba la sangre. Y si José Tomás despierta tanta pasión es por que todos esperan verle morir en el ruedo algún día.

Y en cualquier caso es un espectáculo sangriento, crudo y, sobretodo, cruel. Gilipolleces; las justas. Que una cosa es tolerarlo y no unirse a la jarcia de ecolonazis y otra pedirle a la filarmónica de Berlín que haga su versión polifónica del “chacachá del tren”.



23 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo soy ecolonazi. :D

Stewie Griffin dijo...

¿No crees que te has pasado un poco?

¿La muerte divertida? ¿Comparar a una corrida con una ejecución de una persona?

Flaco favor le vas a hacer al toreo con este post, creo yo.

Anónimo dijo...

Un saludo de Nora. Fonseca, un favor, si de toros no entiendes, no hables, aunque supongo que hablas porque son alcohol de quemar para la opinión pública y es tu derecho. Pero en fin, si los toros no te gustan, porque no los comprendes, pues no vayas. ¡Es facilísimo!

Las personas que conozco con mayor sensibilidad, cultura y grado de civilización, aman a los toros y a la tauromaquia. Y no hay un asomo de morbo en ellos, yo te juro que es cultura y afición, aunque no aciertes a entenderlo. A mí me llevó su tiempo comprender aunque fuera una pequeñísima parte de este arte, no es un arte fácil. Los grandes aficionados respetan las aficiones de los otros y yo las suyas. Luego hay mucho palurdo en la afición taurina, claro, pero te aseguro que muchos menos que en el futbol. Y tipos agresivos como en el futbol, pocos verás (ni revientatumbas como entre los ecologistas agresivos). Saludos.

Fonseca dijo...

No voy a ver toros. Y no digo que haya que me moleste que existan. Simplemente que son morbo.

Y no Stewie, no comparo la muerte de una persona con una corrida. La compara con una corrida... ¡de toros!


Fonseca

rojobilbao dijo...

1ºQue no seas capaz de ver el lado "cultural" a una corrida de torosno es una virtud, no hagas gala de ello.

2º No da morbo la cercanía de la muerte, es parte de la "magia" de la tauromaquia; una corrida sin opciones de muerte, sin peligro para el torero es una farsa.

3º Se quiere ver morir al toro, pero luchando con bravura y casta, no el matar por matar, que para eso se hace una visita guiada al matadero.

4º No entro a discutir lo de la crueldad, porque me parece claro que es un espectáculo cruel.

Un saludo

Libertymad dijo...

Me gustan los toros, aunque hay que reconocer que el elemento morboso es importante. De todas formas, creo que tu deriva hacia el progresismo obamita, que rima con sodomita, y que destruye las bases de la civilización occidental, es altamente preocupante. Lo próximo será que liberales y teocons no son lo mismo, como afirma Lassalle en un artículo publicado en El País, o negar el potencial liberador del franquismo. ¡Vete con Zerolo!

Maestro dijo...

¿Ves como no te enteras? Te crees las cosas que piensas y dices. Quizá el THC. Casi seguro.

La gente no quiere ver morir a José Tomás ni a Fernando Alonso, lo que quiere ver es el riesgo porque, "empáticos" que somos, lo sentimos nosotros mismos. Es el innato gusto por el riesgo, la emoción, la adrenalina, la aventura, la superación, -arte aparte- lo que se va a sentir a una plaza de toros. Nadie va a la montaña rusa esperando matarse ni al cine esperando que el zombi salga de la pantalla. No seas simplón con tus silogismos.

La gente tampoco quiere ver sufrir al toro.

Aún no te has dado cuenta, y lo evidencias (siempre te pones en evidencia, que por la boca muere el pez) cuando dices con -otra vez- arrogante menosprecio "Esto es España" Pues sí, y estaba aquí antes que tú. Y tan a gusto, oye ;-)

Fonseca dijo...

Rojobilbao, lo que tu llamas "magia" es lo que yo llamo "morbo". Es lo mismo que hace que la prensa del corazón sea tan divertida; que si no fuera real no tendría esa... magia.

Y no, ver como matan animales en un matadero es aburrido. No hay incertidumbre. No hya morbo. Sería como ver una peli porno donde directamente apareciera la mujer y el hombre fumando el pitillo de después.



Fonseca

Fonseca dijo...

Maestro ¿fumas farias? Si ¿Verdad? Lo sabía... como Libertymad...


Fonseca

Stewie Griffin dijo...

Un respeto al THC, xD

Hiel dijo...

Busquemos diversión, pues.
Retomemos tradiciones antiguas y enraizadas de verdad en nuestra cultura. Llenas de morbo. De sentimiento. De magia. De espiritualidad. De humanidad.
Quememos a las brujas, a los herejes, a los poseídos y, de paso, a los que critiquen la 'política económica' del presidente Rodríguez, a los que quieran legalizar todo tipo de drogas, a los que... piensen.
Traigamos de vuelta los AUTOS DE FE.
Ya veo al Inquisidor Blanco inaugurando la temporada allí dónde acabó, en la plaza de la Cruz Verde en Madrid. Entrada gratis para afiliados.
Saludos.
YO NO LE VOTÉ: ^^

Klaus Meyer dijo...

Pues no se cómo puede morir con "bravura" un toro que ha sido reducido por los picadores y banderilleros. El día que vea a un torero enfrentarse a un toro tal como sale al ruedo, con el cuello en alto, me creeré que hay algo de bravura, no ya en el toro, que la habrá al 100%, sino en el torero.

Anónimo dijo...

Lo que me da mas pena es como los rojos y los ecolojetas estan consiguiendo reducir la tradicional aficion a los toros del pueblo español a un ambito espacial y profesional, esto es , a la plaza de toros y al torero.
No debemos cercenar las manifestaciones de cultura y buen gusto tan tipicas del español medio y propiciemos su expansion.
En este sentido me preocupa que se pueda ilegalizar fiestas como el toro de Coria,donde todo el pueblo en masa va lanzando alfilerazos al toro hasta que lo matan.No puedo describir el arte, la emocion y sobre todo el valor que ello entraña.
Se empieza ilegalizando el toro de Coria y se termina con la fiesta nacional y rompiendo España.

Bardo Loco dijo...

Pues sí, así es España. Toros y pasodobles (el famoso 'Chacachá del Tren' es un pasodoble, lo he tocado con la de ayer 49 veces este verano). Imagino que el atractivo sí que será sentir el riesgo de la vida del torero, pero no por eso me parece menos ruin y cruel. Hay quien trata de disfrazarlo como una lucha entre iguales, entre hombre y toro, pero mientras se trata de evitar la muerte del torero (los hombres son más y llevan medicinas y vendas) la del toro está asegurada.

Nora: "Luego hay mucho palurdo en la afición taurina, claro, pero te aseguro que muchos menos que en el futbol. Y tipos agresivos como en el futbol, pocos verás (ni revientatumbas como entre los ecologistas agresivos)".

Desde luego, pero estamos juzgando la actividad, no sus aficionados. Y en el fútbol no matan a nadie.

Anónimo dijo...

Soy Nora y veo que a muchos les da igual que se maten a diario miles de animales para ellos comérselos. Tampoco les importa que estos animales vivan en campos de concentración (excepto el toro de lidia y algún cerdo ibérico que tiene la suerte de vivir libre). Claro, mientras no se vea, la muerte no importa. Sólo molesta la muerte que se contempla. HIPOCRESÍA PURA Y DURA, BUENISMO DEL BARATO.

A los únicos que me creo son a esos ecologistas que liberan heroicamente pollos de las granjas y sólo comen lechuga. Mira, ésos al menos son coherentes. Los demás, intolerantes ingenuos que creen vivir en un mundo feliz donde los pollos nacen ya muertos y no sufren antes de ser asados (y hablan como Piolin o el oso Yogui).

Y por cierto, la tauromaquia sobrevive no por tradición, sino por gusto de los aficionados que aún existen, se gastan su dinero (que le pregunten a digital Plus) y no molestan a nadie. Un poquito de libertad, por favor.

Y el que los toros fueran "fiesta nacional" ¿que importa? ¿por eso algunos la llaman rancia o incluso propia del franquismo?. Es como si me dices que como Franco pescaba atunes, son franquistas los pescadores de atunes, o franquista la chica que lleve perlas como hacía "la Collares". En fin, en Sudamérica o en Francia hay toros y nadie se queja como aquí. Los franceses no tienen estos complejos absurdos. Saludos.

Fonseca dijo...

Nora, cielo, no estoy pidiendo que desaparezcan los toros. Soy liberal. Tolero cosas que no me gustan, como la tauromaquia o las orgías entre adolescentes.

No hablaba de política. Sólo de moral. Y tampoco. Hablo de la hipocresía del que es incapaz de reconocer que algo le guste por morbo.



Fonseca

Anónimo dijo...

Soy Nora y en mi último comentario no me refería a tu post, Fonseca, sino a los últimos comentarios que han aparecido en contra de los toros. Lo que pasa es que no detallé porque no quería personalizar. Tu post no es antitaurino, me pareció sólo una pequeña provocación sobre el morbo, la muerte y tal.

Pero algunos comentaristas antitaurinos escriben, como es habitual, cosas ya cansinas y manidas. Sólo falta que escriban: "el toreo es al arte lo que el canibalismo a la gastronomía". Y tú ya dices: zzzzzzzzzzzzz, uf, que pensamiento tan propio y profundo.

Pues eso, que no iba contigo mi comentario, Fonseca, sino con esta plasta corriente antitaurina, anti-libertad, que cada vez cobra mas fuerza, y que los pobres aficionados tienen que soportar hasta en comidas de "amigos".

Anónimo dijo...

Nora,
He ahi la grandeza de la fiesta nacional y lo que hace tan tipicamente española.
No sirve para nada.No es violenta.Es cruel.
No se mata a un toro de forma cientifica, es ritual y no sirve para comerselo, es para ver brotar la sangre.
Creo que si resucitasemos a un pagano romano, le pareceria un espectaculo grotesco y aburrido, a pesar de la similitud entre nuestra plaza y su circo.
La fiesta nacional es un reflejo para mentes enfermas que ya no viven en el mundo donde la imagen original se creo.
Repito lo español , no es la violencia o el valor, es la crueldad.
Como el niño, que pisotea a una rana o arranca las patas a un saltamontes.

Anónimo dijo...

¿Ves lo que te digo, Fonseca? zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz. Buf, que sueño, y mas cuando repiten "españó", "españó", como un insulto... El niño... el saltamontes...los romanos...la crueldad... Que intenso sopor invade mis sentidos... como cuando me quedaba dormida con mi abuela y su rosario... un lexatin totalmente...

Es como intentar explicar la teoría de la relatividad a un alumno actual de la ESO. Imposible.
Un saludo de Nora.

Don Bernardino dijo...

Anónimo de las 6:15: vale que escribas con sorna que por momentos resulta difícil discernir si es en serio o no. Pero no inventes ni difames a los habitantes de un pueblo. Al toro de Coria se le lanzan unos cartuchos hechos de papel, con un alfiler de los de coser en la punta. La inmensa mayoría no llegan ni a alcanzarle y los que lo hacen quedan prendidos superficialmente en la recia piel del toro, sin causarle ningún sufrimiento ni, por descontado, matarle. Aún así a mí personalmente no me hace ninguna gracia esa "fiesta", pero no consiento que des esa falsa imagen de salvajes de mis paisanos.

Anónimo dijo...

El toreo es una lucha totalmente desigual, de lo contrario el número de muertes de toros y toreros sería similar. ¿Cúantos toros mueren al año y cuántos toreros? Pues eso.

Anónimo dijo...

Don Bernardino tiene razón.

El anónimo de las 6:15 no debería haber dado esa imagen de salvajes de la gente de Coria.

Se ha quedado corto. Quizá debería hacerla extensiva a todos los andaluces.

Bardo Loco dijo...

"Soy Nora y veo que a muchos les da igual que se maten a diario miles de animales para ellos comérselos. Tampoco les importa que estos animales vivan en campos de concentración (excepto el toro de lidia y algún cerdo ibérico que tiene la suerte de vivir libre). Claro, mientras no se vea, la muerte no importa. Sólo molesta la muerte que se contempla. HIPOCRESÍA PURA Y DURA, BUENISMO DEL BARATO."

Lo de siempre ("Hitler era malo malo, pero Stalin también"). Me hace gracia que para desprestigiar a los demás das por sentado que so opinión hacia otro asunto DEL QUE NO SE HA HABLADO EN ABSOLUTO es la que tú crees. Desde luego que estoy a favor de que se maten animales para comer,pero no de que se lestrate como se les trata, y eso que gran parte de mi familia vive de la ganadería.

Mira, ya que tanto te gusta establecer comparaciones inventándote la opinión de los demás voy a pensar que también te gusta ver tirar cabras desde campanarios, para mí algo igual de respetable que los toros. Ojo, que tampoco pido su ilegalización (la ilegalización de algo por una cuestión moral me parece ridícula), pero los argumentos que usan sus aficionados para defenderlos son de risa, empezando por lo de "es un arte que no se puede explicar y si no lo entendéis es culpa vuestra" y terminando por el de "sin el toreo la raza del toro se habría extinguido".