jueves, mayo 29, 2008

Secuestrando medios de comunicación II; el desafío

Solo se trata de pincharle un poquito a Jimenez Losantos. Porque Gallardón no es un productor holliwoodiense de los malos. Y sabe que tampoco le interesa del todo ganarse fama de censor. Tan solo es un aviso. Una muestra de poder.

Es una ley hollywoodiense. Si una película tiene éxito, a los pocos años surge la segunda y la tercera parte. Siempre peores que la primera, con personajes nuevos sacados de contexto y tramas imposibles pero, eso sí, merchandasing a tope.

Ahora bien, no hay nada peor que una historia que pasa sin pena ni gloria por las pantallas y el productor de turno, erre que erre se empeña en continuar con secuelas a ver si se saca algún duro de más. Este es el caso de "Los inmortales II: el desafío" y los ataques contra la libertad de expresión. Este verano tuvimos el secuestro de “El jueves”. Ahora el
“caso Losantos”.

Es algo completamente constitucional. El derecho al honor es esa forma cool de decir “censura” que nos permite dormir tranquilos porque vivimos en una democracia fashion donde se puede decir lo que uno quiera dentro de unos límites. Claro que, en tiempos de Franco también podías expresar lo que te saliera siempre y cuando no te pasaras de listo. Y es que la única diferencia entre la dictadura y la actualidad es la manga ancha del Estado. Eso y que ahora los gobernantes se la cogen con papel de fumar cuando hacen una de las suyas.

Sin embargo, pese a que la ley lo permita, el caso de “el jueves” no terminó de caer bien, La casa Real quedó desprestigiada y hasta algún que otro medio de izquierdas le dio en los morros hasta los socialistas por mucho que intentaran lavarse las manos.

Ahora se trata de intentar pincharle un poquito (porque callarle es imposible, igual que a "El jueves") a Jiménez Losantos. Porque Gallardón no es un productor holliwoodiense de los malos. Y sabe que tampoco le interesa del todo ganarse fama de censor. Tan solo es un aviso. Una muestra de poder. Y una oportunidad para que todos los enemigos que Federico tiene en la COPE (que no son pocos) se empiecen a plantear que tal vez sea mejor echarle, por muchas audiencias millonarias que haya conseguido para la emisora. ¿Cuál será el final de esta historia? Ni idea.

Pero no. No es un “Secuestro de el jueves II; el desafío”. Tan solo es un trailer de la saga “Gallardón; el Posible Presidente” Y es que segundas partes nunca fueron buenas…

miércoles, mayo 28, 2008

¿Van a bajar el precio del agua ahora que nos sobra?

Si se tratara de una empresa privada no le estaría haciendo esta pregunta porque sería de cajón; la oferta sube, baja el precio. Pero claro, usted es un burócrata y ahora tiene en su mano el poder para hacer lo que quiera.

Esto es una carta abierta que envío al señor que se dedica a regular el precio del agua. Ese que dice cuando hay sequías y cuando no. Que nos dice que cerremos el grifo, que nos duchemos en vez de bañarnos y que protege el país de una posible desertificación.

Estimado Sr/a:

A principios de año no llovía. Los embalses estaban muy por debajo de la mitad de su nivel. Entonces el gobierno dijo "tranquilos, yo tengo (soy) la solución". La respuesta no era otra que subir el precio del agua. Tiene su lógica de mercado, escasea el bien luego se incrementa su valor.

El problema es que el agua no se distribuye mediante un sistema de mercado sino que es el gobierno (es decir, usted) quien planifica y pone el precio que le sale. Todo para proteger al ciudadano, supongo. Pero claro, de donde no hay no se puede sacar. Y ni siquiera el estado omnipotente puede competir siempre con la lógica de la oferta y la demanda; si hay poco, sube el precio. Joda a quien joda.

El caso es que últimamente está lloviendo que da miedo. Y ya cuentan las noticias que los embalses están a rebosar. Vamos, que parece de coña. Ahora tanto y antes tan poco. Siempre he dicho que Dios tiene un sentido del humor bastante discutible (con todos mis respetos). De repente ahora nos sobra el agua.

Si se tratara de una empresa privada no le estaría haciendo esta pregunta porque sería de cajón; la oferta sube, baja el precio. Pero claro, usted es un burócrata (¡que mal suena la palabra!) y ahora tiene en su mano el poder para hacer lo que quiera.

Así que mi pregunta es ¿Bajarán las tarifas del agua ahora que nos sobra?

Atentamente:

Enrique A. Fonseca Porras
71166009 F


A ver si me la lee. Seguro que tiene la respuesta después de hacer interminables cálculos y funciones integrales en su despacho, recluido bajo una pila de tarifas, libros, una botella de horchata y algún disco ochentero de cuando era un jevimetal como los de antes sonando como hilo musical.

martes, mayo 27, 2008

Efemérides: El hombre que vendió su alma al diablo

Guardaba el alma de jóvenes en el interior de la caja de resonancia de su violín y abusaba de sus alumnas. Murió en Niza, el 27 de Mayo de 1840. Más de un siglo después nacería yo.

Su cadaver fue deambulando de un lado a otro durante cinco años. Ninguna ciudad aceptaba que se le enterrara en su camposanto para que no perdiera su condición. La de santo, digo. Así terminó el más grande violinista de todos los tiempos; Niccolo Paganini.

No vale cualquier gualtrapa para interpretar sus composiciones. Requiere un virtuosismo casi imposible. Propio de enfermos como él, con manos deformes y cabezas delirantes. Y su música es así de endiablada. Un sonido cínico, prepotente, del que vendió su alma al diablo por ser el mejor. Literalmente.

Esto le valió tener vetada la entrada en iglesias y en el Vaticano. Y una fama mundial. Además de ser un genio, tenía morbo. Y cada día salía alguna nueva leyenda sobre él. Si guardaba el alma de jóvenes en el interior de la caja de resonancia de su violín o si abusaba de sus alumnas. O si era un putero como pocos...


Sus conciertos eran grandes exhibiciones de soberbia. Rompía las cuerdas de su violín en mitad del recital hasta terminar tocando con una sola. Y no torcía ni una sola nota. Sus dedos extremadamente largos le permitían tocar ritmos inhumanos. El virtuosismo por el virtuosismo. Paganini es, en una palabra, la obsesión. Y sí. Me siento tremendamente identificado con él.


Murió en Niza, el 27 de Mayo de 1840 por una sífilis que a nadie debería sorprenderle. Pero no fué hasta cinco años después cuando la duquesa de Parma aceptara que lo enterrasen en el jardín de su palacio. Y no sería hasta más de un siglo después cuando el 27 de Mayo de 1987 nacería yo en un Hospital de Valladolid...

miércoles, mayo 21, 2008

Pues sí, House es anarquista

House es, en definitiva, un libertarian de tomo y lomo. Un anarquista metodológico que salva vidas y cualquier forma de llegar a tal fin es aceptable. Todo puede valer.

Lo confieso; me gusta “House”. No es que sea un incondicional ni un forofo de estos que acaba de descubrir que la bordería es sexy y se dedica a dar cortes a diestro y siniestro. Pero algún que otro capítulo tiene bastante mala leche. De esta que te hace pensar. Uno de ellos, el que emitía esta noche Fox, que define a House como un anarquista (metodológico) de los güenos.

El paciente estaba a punto de morir. Aplicando todos los métodos estándar no daban con su enfermedad y se limitaban a darle antibióticos que eran rechazados por su organismo. Hasta que House tiene una revelación; el pobre hombre es alérgico a algo. Hacer estas pruebas suponía arriesgar su vida. Y cometer un delito (no me preguntéis la razón porque no tengo ni puñetera idea). Pero el no hacerlas y continuar con el tratamiento reglamentario solo fomentaría que la enfermedad avanzara y el tipo de marras acabara palmándola como la perra-mocazos.
En definitiva, el médico proponía saltarse el protocolo médico para esos casos. Ir contra las reglas ¡Pero es que estas no daban la solución al problema! ¿Por qué hay que rechazar todo aquello que no respete “el método” si puede funcionar? Ese es el dilema que plantea House, que finalmente se sale con la suya, hace lo que le sale de las narices y salva la vida al paciente. Aunque el tratamiento contradecía en todo a los resultados de todos las pruebas que habían hecho.

Al final, con todo y con eso, el hospital tiene que pagar una multa de tres pares... Sólo por saltarse el método que "funciona en el 90% de los casos". ¿Y qué pasa con el 10% restante? ¿Habría que haber dejado morir al paciente por no incumplir las normas cerradas? Esa era la frase con la que terminaba el episodio. Que lo importante para un médico es salvar vidas y cualquier forma de llegar a tal fin es aceptable. Que todo puede valer.

House es, en definitiva, un libertarian de tomo y lomo. Un anarquista metodológico que salva vidas. Con eso y con su sentido del humor ¿Cómo no iba a caerme bien?

domingo, mayo 18, 2008

Cuando los hechos se convierten en leyenda

El autor de la foto pasó gran parte de su vida; informando que esa fotografía no era ningún alegato contra la guerra sino una estampa de cómo en mitad de la refriega siempre hay quien aprovecha la coyuntura.

Así es como termina “El hombre que mató a Liberty Valance”. James Stewart confiesa ante un periodista que todo el prestigio social que consigue en la película está basado en una gran mentira que ni siquiera él se encargó de difundir. Se había convertido en una especie de héroe nacional gracias a algo que no había hecho. Y en ese momento de sinceridad le pide al entrevistador que, por favor, no dude en contar toda la verdad. El hombre le sonríe y le dice:

“Estamos en el oeste… y aquí cuando los hechos se convierten en leyenda… no es bueno imprimirlos”.

Esta foto fue una leyenda. Teóricamente, representaba la crueldad de los soldados sur vietnamitas, reventando la sesera a un pobre capullo del vietcong. No era por ningún interés partidista. Simplemente se convirtió en un estandarte de lo mala malísima que es la guerra, que nos matamos unos a otros, viva la paz y viva Marcelino Champagnat.

La realidad es otra. Resulta que el tío al que matan no era ningún prisionero de guerra. Ni un vietcong. Ni siquiera un tonto del higo que pasaba por ahí. Se trataba de un asesino en serie al que se le acababa de descubrir, cuchillo ensangrentado en mano, frente a los cadáveres de unos niños. Un valiente hijo de puta de los que nunca se habla en estos casos. Que a veces parece que uno olvida que en tiempos de guerra continúa existiendo delincuencia. Así que los vietnamitas del Sur, que al igual que los del Norte o los de cualquier otra parte no se andan con gilipolleces en el campo de batalla, cortaron por lo sano.
Ya no volvería a matar niños…

El autor de la fotografía lo sabía. Con la verdad por delante. Así es como vendió la foto a los medios. Y así es como pasó gran parte de su vida; informando que esa fotografía no era ningún alegato contra la guerra sino una estampa de cómo en mitad de la refriega siempre hay quien aprovecha la coyuntura. Que
a río revuelto ganancia de pescadores.

Sin embargo nadie quiso nunca escucharle. Cuando los hechos se convierten en leyenda, no es bueno escribirlos…

jueves, mayo 15, 2008

La universidad le cortó las alas...

En la empresa estarían dispuestos a retenerle con cualquier otro tipo de acuerdo. Pero la universidad se planta y ni come ni deja comer. Protege al desvalido cortándole las alas. Quiere trabajar, pero no le dejan. ¡Con un par!

Quiere trabajar pero no le dejan. La empresa, una multinacional importante en el sector está encantada con él. Su jefe, sus compañeros. Todos. Pero el profesional en cuestión es un buen amigo mío que entró con un contrato de becario y la universidad no le deja estar más de un año “para evitar que la empresa abuse laboralmente del alumno”. Así, por que sí.

En sus palabras, ha pasado los mejores seis meses de su vida. Ha aprendido más que en toda la carrera. Se ha follado a trabajar, sí. Pero ha conocido todos los entresijos de una gran multinacional. Y ha aprendido a estar en un grupo. Y a organizarse. Y es que para los que nos gusta lo que hacemos, el trabajo es algo muy importante. Algo que nos llena.

Sin embargo acabó su contrato. En la empresa estarían dispuestos a retenerle con cualquier otro tipo de acuerdo. No sólo eso. Es que han probado todas las opciones posibles. Pero la universidad se planta y ni come ni deja comer. Protege al desvalido cortándole las alas. Quiere trabajar, pero no le dejan. Manda pelotas...

martes, mayo 13, 2008

Busto del cardenal Borguesse

Eran otros tiempos. La Iglesia no era esa moñez neohippie que es ahora. Y los cardenales eran estetas coleccionistas de arte y unos juerguistas de puta madre…

Creo que es la mejor escultura que he visto nunca. Por encima de cualquiera de esas que vienen en los libros de historia del arte de 2º de Bachillerato. Es el busto del cardenal Escipión Caffaerlli-Borquese, de Bernini. En buen señor que llegó a lo más alto de la jerarquía eclesiástica debía de ser todo un bendito. Así lo refleja la perfección la escultura con esos ojos trepanados que parece que te están diciendo “Que pasa, mozaaaa!”.

Eran otros tiempos. Los papas vestían armaduras a lo Rex Harrison en "El Tormento y el Éxtasis". La Iglesia no era esa moñez neohippie-"cantemos todos juntos" que es ahora. Dios era vengativo y tenía mala hostia (nunca mejor dicho). Y los cardenales eran estetas coleccionistas de arte y unos juerguistas de puta madre…

lunes, mayo 12, 2008

La sociedad libre

Llego a la conclusión “Todo puede valer siempre y cuando no excluya otros principios”. Tanto en ciencia como en política. El concepto de “no agresión” es el único mecanismo que se me ocurre para dar marcha atrás si nos equivocamos.

Demócrito consideraba el fuego como uno de los cuatro elementos fundamentales. La ortodoxia científica avaló esta tesis durante años. Cientos de años. Afortunadamente la física ha evolucionado y ahora entendemos eso como un error. De hecho el fuego no se considera siquiera un elemento sino un simple proceso de combustión. ¿Y quién nos asegura que en unos años se descubra que ahora TAMBIÉN estamos equivocados? Es como el quinceañero de palestina, cheguevara en la camiseta y chapita de hoz y martillo en la mochila, que cinco años después se ve con una camisa de Ralph Lauren en la sede del PP discutiendo con sus compañeros de partido sobre Hayek (estos casos existen y no son pocos) ¿Y quién le asegura que en otros dos años no acabe volviendo a la palestina?

Si hay algo de lo que hay que partir siempre es de la posibilidad de estar equivocado. Y por eso nunca se puede establecer un principio que prevalezca sobre otros ¿Cómo sabes que ese es el correcto y no otro? Tal vez no todo valga. Pero desde luego todo PUEDE valer. Todo excepto las ideas excluyentes. Por supuesto, si un sistema de pensamiento tiene que basarse en que los demás desaparezcan ¿De qué manera me aseguro de que merezca la pena descartar todo lo demás?

Así es como llego a la conclusión “Todo puede valer siempre y cuando no excluya otros principios”. Tanto en ciencia como en política. El concepto de “no agresión” es el único mecanismo que se me ocurre para permitir dar cabida a todas las ideas y dar marcha atrás si nos equivocamos.

Y eso implica rechazar toda institución que se base en la agresión. El estado, entre otras. Basa su poder en una soberanía impuesta y se financia con un dinero conseguido violentamente; los impuestos. ¿Cómo sabemos que el modelo del bienestar es el correcto? ¿Yo, como liberal, puedo demostrar con toda la certeza que el mercado es superior a la planificación? Sencillamente no. Aunque joda.

Por eso, la sociedad libre, sin estado, es la única (al menos que se me ocurra) que permite convivir sistemas planificados, espontáneos, mediopensionistas y de cualquier otro tipo que salgan siempre y cuando no se basen en la agresión.

¿Quién sabe si mañana no nos vayamos a dar cuenta de los desmanes que hemos cometido al apoyar el estado del bienestar? O una u otra ley. ¿Qué habría pasado si los partidarios de Demócrito hubieran impuesto sus ideas cayera quien cayera?

domingo, mayo 11, 2008

¿Esperanza Aguirre es anarcocapitalista?

En Madrid, la gente ya no se fía de los servicios públicos y que por eso, cuando se habla de privatizarlos nadie se echa las manos a la cabeza. ¿Comunidad de Madrid S.A.?

Normalmente cuando leo el plural me pongo de mala leche pero algunos días contados es la única alegría del día. Hoy es uno de ellos. El artículo de Villena Oliver viene a decir, básicamente, que Esperanza Aguirre, lejos de ser la socialdemócrata que algunos quieren ver, es toda una anarcocapitalista de tomo y lomo. ¡Para que luego digan que yo sobro en el PP!


“Esperanza Aguirre sigue avanzando en la privatización absoluta de la Comunidad de Madrid”.

Básicamente el artículo habla de cómo en Madrid la gente ya no se fía de los servicios públicos y que por eso, cuando se habla de privatizarlos nadie se echa las manos a la cabeza. Lo llama contrarrevolución. Que ya se sabe que el término revolución es una trademark de la izquierda.

Pues mire, señor Oliver, no hace falta irse a Madrid. Tan solo le apelo a la lógica (bueno, que escribiendo en el plural no sabrá lo que es eso). Simplemente ¿no se le ha ocurrido pensar que, a lo mejor, si la gente no confía en los servicios públicos es porque no son fiables? ¿Que si las políticas liberales han servido a Esperanza para ganar unas elecciones con más de la mitad de los votos es porque funcionan? Que el votante medio no va a las urnas con ideologías sino con una cartera llena o vacía. Y en base a eso, elige.

No obstante, por una vez, espero que la profecía de el plural se cumpla ¿Una “Comunidad de Madrid S.A.”? Suena tan bien que me dan ganas de ir haciendo las maletas…

Un buen consejo...

Tenles siempre cogidos por los huevos. Y si en algún momento tienes que cerrar sus carpetas, que sea porque tienes cerca otra que les vaya a sustituir.

Anoche volví a quedar con Edd “El bellota” en el Herminio´s. Yo aguanto sus silencios y a cambio él me da consejos. No es un mal trato. Me hablaba de cuando se vino a vivir a España. Cuando sólo era “Edd” a secas. No le costó adaptarse al idioma ya que su inglés americano se reducía a las tres expresiones: “si”, “no” y “que te jodan”.

Vino desencantado después de trabajar en la campaña de Goldwater. Su trabajo por aquí era asistir a los últimos coletazos del régimen. Me lo contaba con mueca parecida a una sonrisa socarrona, pero que simplemente es un mecanismo para mantener el ducados apoyado sobre los labios. El vio a Carrero Blanco montar en su coche. Le estaba esperando a unos veinte metros. Ambos se miraron. Pocas veces había sostenido el truja entre los dedos. Siempre le he visto apoyarlo en la boca y cuando no es así es porque va a cerrar una carpeta. Otros se quitan el sombrero. Edd el cigarrillo. Un pequeño ritual para con el que va a morir.

Carrero le debió ver y no le gustó. Minutos después –me decía El bellota- demostraba que los coches también vuelan. El estómago se me retorció. Para variar, Edd hizo un ademán de estallar en carcajadas. Y entonces fue cuando me contó una de sus leyes. Es todo un detalle que se merecía este post. Sé amigo de los más hijos de puta. Tenles siempre cogidos por los huevos. Y si en algún momento tienes que cerrar sus carpetas, que sea porque tienes cerca otra que les vaya a sustituir.

Porque el mundo es como un blister de soldaditos de plástico del todo a 100, de esos que tienen un hueco con la forma de la figura. Y siempre hay un hueco vacante para un hijo de puta que no tardará en rellenarse si acabas con el que había. La clave es tenerle siempre bajo tu influjo. Conocer todos sus movimientos. Quien pone y quita hijos de puta es el rey del tablero. No lo olvides…

Supongo que es un buen consejo. A veces el Herminio´s es una pequeña universidad.

sábado, mayo 10, 2008

Edd estuvo en Coslada

Se presenció en mitad de la comisaría. Delante del sheriff. Con un ducados a medio terminar apoyado en el labio inferior. Todos los policías pensaban que se llevaría una típica somanta de palos. Pero no. Simplemente entró en el despacho y cinco minutos después de conversación salía...

Todos los sabían. Edd “El bellota” también. Uno no vive, literalmente, en los sótanos del departamento de documentación del CNI para luego no estar enterado de nada. Durante nueve años había examinado todas las denuncias contra el “Sheriff de Coslada”. Había estado esperando todo ese tiempo a encontrar una razón –una buena razón- para conseguir quitarle de en medio. Y no, la justicia universal no era suficiente.

Finalmente ayer cerró la carpeta azul donde venia todo lo referente al “Caso Coslada”. Un poli psicópata es como un conductor cocainómano; siempre acaba pasándose de la raya y se da la ostia él solo. El sheriff no era para menos. Terminó ostiando a quien no debía, o tratando de tomarse el refresco horizontal prohibido. Y eso fue todo lo que necesitaba Edd para activar el mecanismo rutinario que conlleva querer “cerrar una carpeta”. Evidentemente no me contó mayores detalles en la historia. Tampoco me atreví a preguntarle más. Invitarle a un Johnie Walker solo me da derecho a una información general.

Lo cierto es que se presenció en mitad de la comisaría. Delante del sheriff. Con un ducados a medio terminar apoyado en el labio inferior. Todos los policías pensaban que se llevaría una típica somanta de palos. Pero no. Simplemente entró en el despacho y cinco minutos después de conversación salía con otro cigarrillo nuevo en la boca y su clásico ademán de sonrisa sardónica.

Al día siguiente todo salía a la luz pública. Edd me lo relataba así mientras brindábamos con una vaso de whisky sin hielo. “Por los hijos de puta. Porque siempre les tengamos cogidos por las pelotas”. Yo lo sabía tan bien como él. Y el Sheriff de alguna forma no lo desconocía del todo. Que si seguía vivo era porque Dios y los hombres oscuros del CNI se lo permitían. Y que tarde o temprano, en algún momento se les acabaría el chollo. A nadie le sorprendió un carajo…

En el bar sonaba algo de Billie Holiday. Pegaba con el ambiente cargado por el humo de los cigarrillos y el sabor fuerte y amargo del escocés sin hielo. Y con la historia.

Coslada; la ley del más fuerte

Que es la única ley natural, estés donde estés, Coslada o Valladolid, o prime el sistema político que prime. Tan sólo podemos escoger si queremos que el más fuerte sea uno o varios compitiendo entre sí.

Durante 9 años, el Sheriff de Coslada recolectó más de 28 denuncias. Que se dice pronto. ¿Dónde estaba la justicia en aquel momento? El alcalde socialista ahora se lava las manos. Ninguna responsabilidad política ¿Desde cuando un ayuntamiento se debe preocupar por lo que hace la policía? ¡Hombre por favor!

Lo cierto es que durante casi una década el jefe de policía campaba a sus anchas con su cuadrilla de hijos de la gran puta sin que nadie pudiera hacer nada. En muchos casos, junto con una paliza se llevaban una denuncia. La ley del más fuerte. Que es la única ley natural, estés donde estés, Coslada o Valladolid, o prime el sistema político que prime. Tan sólo podemos escoger si queremos que el más fuerte sea uno sólo e indiscutible o varios compitiendo entre sí. Lo segundo es más propicio para una sociedad libre, supongo.

Yo sigo preguntándome ¿Por qué nadie en Coslada plantó cara? ¿No existen agencias de seguridad privadas? Pues no. Y además es ilegal atacar a un policía. La justicia no deja que la seguridad ciudadana la proporcionen, únicamente, empresas particulares que compitan entre sí. El Estado garantiza que un grupo reducido de personas tengan el monopolio de la violencia y todo el poder para poder aplicarlo. En otras palabras, que el más fuerte es siempre el mismo. No hay ninguna otra fuerza que lo contraponga. Dos poderosos compitiendo.


¿Qué hubiera pasado de no existir policía en Coslada? Pon que en vez de un único cuerpo, hay dos o más agencias privadas de seguridad. ¿Y habrían sido posible los nueve años de terror si en vez de ley del más fuerte hubiera habido ley de los más fuertes?


La respuesta después de comer...

viernes, mayo 09, 2008

Garabatos de cuando estuve en Florencia

Estos son algunos de los garabatos que hize durante el viaje, que como nunca llevo una cámara de fotos, me pongo a dibujar.

Acabo de encontrar entre una pila de libros y cuadernos de notas el bloq que llevé cuando estuve en Florencia hace ya dos años. Estos son algunos de los garabatos que hize durante el viaje, que como nunca llevo una cámara de fotos, me pongo a dibujar.

Este de aquí era Antonio, uno de los compañeros del viaje. Era una excursión de prácticas de Historia del Arte en la que me colé de mala manera. En el avión aproveché que estaba roque perdido para dibujarle.




Aquí está el Perseo sosteniendo la cabeza de la medusa de Benbenuto Cellini, en bronce, que está junto con otras más en la Piazza de la Signoria.

Y este otro es un Neptuno cuyo autor no recuerdo...


Una de muertos

Los dos amiguetes se dan cuenta. Cualquiera sale ahí a decirles “¡Este fiambre es mío, dejadlo en paz, joer!” Hasta que aparece la ley y el orden a ver qué narices pasa.

Cuenta el cantar de gesta que después de haber muerto, los amigos del Cid Campeador montaron su cadáver en un caballo y lo pasearon por el campo de batalla sembrando el pánico entre los moros enemigos; “¡a este tío no le mata ni el DYC!”. Siempre he pensado que sería más leyenda que otra cosa. Hasta que esta mañana entro a leer adegüello y me acojono; el Cid cabalga de nuevo. O algo parecido. Solo que en vez de interpretarlo Charlton Heston, parece más bien una historia de laExtraña Pareja”.

Dos puretas comparten piso. Un mal día, uno de ellos va y la diña. Cosas de la edad, supongo. Entonces su compañero tiene una feliz idea “¡Me via sacar unos ahorrillos que pa qué!”. Llama a otro colega y se ponen manos a la obra. Maquillan al muerto, le visten guapo y le sientan en una silla de ruedas. Le resucitan únicamente para que pueda irse a la Seguridad Social a cobrar un cheque de 355 pavos. Y le acompañan, claro.

Imaginaos la escena. Un Walter Matthau y un Jack Lemon llevando en silla de ruedas a un cadáver a través de las calles de la “Cocina del Infierno” de Manhattan. Llegan a su destino, dejan la silla a la puerta y entran ellos.

-Es que nuestro amigo no puede entrar… ejem ¿No podría darnos el cheque a nosotros?
-Oiga, es que esto es algo personal. Lo tiene que cobrar el titular y ya…

A través de la ventana se puede ver ya el revuelo de gente mirando el muerto en la silla de ruedas. “¡Niño, eja de tocarle con un palo!”, “Mama! Que está muerto!” Y supongo que un montón de viejecitas diciendo “Estos jóvenes ya no tienen valores”. Los dos amiguetes se dan cuenta. Cualquiera sale ahí a decirles “¡Este fiambre es mío, dejadlo en paz, joer!” Hasta que aparece la ley y el orden a ver qué cojones pasa.

Llaman a la ambulancia. Claro, a los abueletes ya no les queda más remedio que salir y huir hacia delante. Llegan los enfermeros, examinan al muerto. El policía mira a los señores con una media sonrisa de esas que contienen una carcajada a lo “Vida de Bryan”. Todo el barrio neoyorkino tiene los ojos puestos en ellos. Y finalmente, se confirma que el señor Virgilio Cintron no está vivo.

-Oh Dios mío! ¿Se ha muerto? – exclaman los señores.

jueves, mayo 08, 2008

Cuando te da igual...

Salgo y me encuentro con el diluvio universal. Y sin paraguas. No había cruzado la calle y el mp3 se confundía con el sonido de las gotas callendo con violencia. Como a mala leche.

Supongo que Dios celebró esta mañana la fiesta de la cerveza en el cielo. Y hoy al atardecer, sin previo aviso, los querubines del cielo se han puesto a mear todo lo que han bebido. Y se han debido de poner tiesos, porque pocas veces había visto llover así en Valladolid.

Vengo de clase, hago una parada en el Black Rose, que para quien no lo sepa, es la "sede no oficial" de NNGG Valladolid. Parrafadita de una hora. Salgo y me encuentro con el diluvio universal. Y sin paraguas. No había cruzado la calle y toda la ropa se me había pegado al cuerpo, mis gafas necesitaban parabrisas y el mp3 se confundía con el sonido de las gotas callendo con violencia. Como a mala leche. A rainy night in Valladolid, como la canción.


Me había calado entero. Así que daba igual ya ir por un camino o por otro. Podía ir por donde me diera la gana. Y disfrutar del espectáculo megalómano que es ver cómo sube el nivel del Pisuerga. Y los coches reflejados, litealmente en el asfalto que se vuelve de colores. Procurar sacarle el gusto a la sensación del agua golpeándome por todo el cuerpo. Es como cuando ya lo has perdido todo, que te han follado a base de bien y lo único que te queda es reírte de tí mismo.

Y en ese momento me vinieron esas palabras de Kipling que tan bien recitaba el abuelo Simpson:

“Si sabes esperar y a tu afán poner brida O blanco de mentiras esgrimir la verdad O siendo odiado, al odio no le das cabida y ni ensalzas tu juicio ni ostentas tu bondad


Si sueñas, pero el sueño no se vuelve tu rey Si piensas y el pensar no mengua tus ardores Si el triunfo y el desastre no te imponen su ley y los tratas lo mismo como dos impostores.


Si puedes soportan que tu frase sincera sea trampa de necios en boca de malvados. O mirar hecha trizas tu adora quimera y tornar a forjarla con útiles mellados.


Si todas tu ganancias poniendo en un montón las arriesgas osado en un golpe de azar y las pierdes, y luego con bravo corazón sin hablar de tus perdidas, vuelves a comenzar.


Si puedes mantener en la ruda pelea alerta el pensamiento y el músculo tirante para emplearlo cuando en ti todo flaquea menos la voluntad que te dice adelante.


Si entre la turba das a la virtud abrigo Si no pueden herirte ni amigo ni enemigo Si marchando con reyes del orgullo has triunfado Si eres bueno con todos pero no demasiado


Y si puedes llenar el preciso minuto en sesenta segundos de un esfuerzo supremo tuya es la tierra y todo lo que en ella habita y lo que es más serás hombre hijo mío...”

Confío en los políticos, que no en el Estado

Gente brillante y gente que no tiene horario laboral estipulado, de ocho horas y descanso. Que se lustran el escaño igual que un autónomo sus clientes. Es jodido. En política nadie regala nada.

Leo en el blog de UDE que definitivamente saldrá como congresista por el partido republicano de Carolina del Norte B.J. Lawson, todo un libertarian de pro según leo en su entrada. Lo cierto es que últimamente empieza a gustarme entrar en su bitácora porque sin abandonar sus convicciones liberales, no se ceban con ningún político porque-sí. Contemporizan. Y su mensaje es esperanzador (y por tanto, bastante original).

Realmente me gustan los políticos. Que no los funcionarios. Estos primeros tienen que pelear duro por un puesto de duración limitada. No hacen un examen que les garantiza ninguna sopa boba. El que no vale, puede irse a tomar por culo con la misma facilidad que un trabajador de una empresa privada. A fin de cuentas, la democracia es aplicar ciertos principios del mercado en la política. Son corporaciones que compiten entre sí por llevarse la mayor cuota de mercado (AKA de clientes). Y nadie tiene un puesto garantizado de por vida. Diga lo que diga cualquier voceras.

El mismo Zapatero sabe que su sillón en Moncloa durará lo que dure la confianza de los que le han votado. Y por eso trabaja día a día en reafirmarla. Y no lo debe hacer del todo mal, jódanos a quienes nos tenga que joder. Y no, no es una tarea fácil. Cualquiera que haya trabajado por ganar unas elecciones lo sabe. Cuatro muescas en mi revolver me han enseñado bastante. Entre otras cosas, que afrontar una derrota política tras meses y años de follarte en la sede de tu partido es uno de esos retos por los que me gustaría ver pasar a cualquier de estos revolucionarios de salón. De los de “los políticos son unos chupópteros!” y tal.

Mis marcas en el cañón me han llevado también a conocer a políticos. Gente brillante y gente que no tiene horario laboral estipulado, de ocho horas y descanso. Que se lustran el escaño igual que un autónomo sus clientes. Es jodido. En política nadie regala nada. ¿A nadie le llama la atención que en cuanto Zaplana (PP) o Villalba (PSOE – CyL) dejan su escaño, les aparezca un puesto de nivel en empresas privadas? Un hombre de negocios no mete en la directiva de su corporación a ningún gilipollas.

Así que me alegra leer este tipo de noticias en el blog de UDE. Y sí, Confío en el señor Lawson y en que hará lo que pueda por defender sus ideas y reducirá el tamaño del Estado. Porque no confío en el Estado pero sí en los politíticos.

Mi palabra y mis pelotas

Hoy se cumplen 28 años de la oleada de inmigrantes cubanos que sirve de base para el argumento de “Scarface; el precio del poder”. si bien hoy en día parece algo trasnochado por la estética ridículamente ochentena de la película, conserva ciertas máximas a recordar.

Hoy se cumplen 28 años de la oleada de inmigrantes cubanos que asoló, literalmente, el estado de Florida y que sirve de base para el argumento deScarface; el precio del poder”. De repente, el régimen castrista vació todas sus cárceles y EEUU se llenó con la créme de la créme isleña; robaperas, violadores y el germen de lo que luego serían muchos de los grandes narcos sudacas.

Todo esto está magistralmente contado en esta película de Bryan de Palma, escrita por Oliver Stone y protagonizada por Al Pacino que hace de Tony Montana, un destripaterrones que terminará convirtiéndose en uno de los jefecillos del narcotráfico. Un personaje sólido que si bien hoy en día parece algo trasnochado por la estética ochentera de la película, conserva ciertas máximas a recordar:

“Solo tengo dos cosas; mi palabra y mis pelotas. Y no las rompo por nadie”

Vivimos en un mundo imprevisible. Un caos incontrolable, por mucho que se empeñen ciertos políticos en ponerle puertas al campo. La sociedad cambia cada minuto y estamos en un permanente movimiento. El único equipaje que llevamos es ese, nuestra palabra y nuestras pelotas. Y tampoco estoy seguro del todo…

miércoles, mayo 07, 2008

Gente en el autobús

Suelo garabatear a la gente en el autobús. Y alguno siempre te mira con cara de "¿Qué cojones haces, chaval?". Me la sopla...

Si vas en un autobus y ves a alguien agazapado en un sillón, lapicera y cuadernillo en mano observando fijamente a la gente que tiene en frente es muy probable que sea yo garabateando. Suelo hacerlo. Y alguno siempre te mira con cara de "¿Qué cojones haces, chaval?". Me la sopla...










El otro día pensé que sería buena idea escanear algunos dibujos y colgarlos por aquí para darle un poco de vidilla al blog

Porno con mensaje

Un estudio antropornológico subvencionado –como debe ser- con fondos públicos (y púbicos también). Lo jodido es que algún día llegaremos a ver cosas así. Pero no en una peli guarra sino en un periódico serio…

Me imagino a los guionistas reunidos en torno a una mesa. Humo de cigarrillos, colillas por todas partes y cafés. Todos con las camisas arremangadas y la corbata floja, ultimando todos los detalles para que el argumento de la próxima película porno que van a sacar cuadren perfectamente.

- Quedamos entonces que la historia es un grupo de estudiosos que se recorren Rio de Janeiro para buscar tías que estén buenas y zumbárselas ¿no?
- Sí, genial
- Oye, ¿Y cómo lo podrían financiar? ¿Decimos que eran ricos?
- No, no! ¡Mejor aún! Sacamos una escena en la que convencen el rector de una universidad para que les subvenciones el viaje…
- ¿Y eso es creíble?
- ¡Pues claro que sí, joer! ¿No te das cuenta que hoy por hoy
dan subvenciones a todo?

Como léeis.
National Pornographic es la última película de Oscar Barés, que se presentará en el FICEM y que trata, precisamente, de eso. De un estudio antropornológico subvencionado –como debe ser- con fondos públicos (y púbicos también). Lo jodido es que algún día llegaremos a ver cosas así. Pero no en una peli guarra sino en un periódico serio…

Por ahora sólo es porno visionario. Con mensaje.

Dios tiene sentido del humor

La experiencia está bien como fuente de conocimiento. Pero ni es la única que hay ni es infalible. Es jodido reconocerlo. Pero al 100% no podemos estar seguros de nada. Bienvenidos a la sociedad de la incertidumbre.

Leo en el blog de Dhavar una de esas reflexiones que me hacen pensar. Se trata de una declaración del capitán del Titanic antes de embarcarse en lo que sería su tumba flotante:

"En toda mi larga experiencia, nunca me he visto envuelto en ningún accidente de ninguna clase digno de mención.En todos mis años en el mar, sólo en una ocasión he visto un buque en serios problemas. Jamás he visto un naufragio ni me he visto próximo a un naufragio, ni tampoco me he encontrado en ninguna situación que amenazase con terminar en algún tipo de desastre. "

En principio no parece más que un chiste. Pero es uno de esos casos en los que demuestran lo fácil que es que alguien te sorprenda. Este tipo era uno de los mejores marinos de su época. Ningún naufragio a sus espaldas ni nada que se la pareciera. Sin embargo, su último viaje pareció una coña de un Dios con bastante sentido del humor… negro.

Hechos como este no deberían pasar desapercibidos en una sociedad como la nuestra que tiene ensalzado el empirismo como fuente de verdad absoluta. El conocimiento científico parece indiscutible para una masa de gente que tenemos que acatar la existencia de “cambio climático”, teoría atómica o mil cosas más. Y en cuanto alguien se atreve a poner algo en duda, sale el listo de turno a decirte que es una verdad segura al 100% y que quien eres tú, vulgar estudiante de periodismo, para poner en duda los nuevos dogmas de fe positivista.

La experiencia está bien como fuente de conocimiento. Pero ni es la única que hay ni es infalible. Es jodido reconocerlo. Pero al 100% no podemos estar seguros de nada. Bienvenidos a la sociedad de la incertidumbre.


"Dios no sólo juega a los dados con el Universo; sino que a veces los arroja donde no podemos verlos."

Stephen Hawking

martes, mayo 06, 2008

La madonna del aula de informática

Tenía algo especial. Sprezzatura. Esa elegancia natural que sin serlo, parece completamente improvisada. Era digna de ser dibujada.

Estaba en el aula de informática de mi facultad con Víctor “el rojo”. Un colega del que siempre he dicho que es libertarian pero que aún no lo sabe. Y a mi lado estaba esta chica, que ni sé que estudia ni cómo se llama, pero que me llamó la atención muchísimo.

No iba especialmente arreglada. Ni especialmente provocativa. Ni tampoco hacía ningún esfuerzo por destacar de ningún modo. Pero tenía algo especial. Sprezzatura. Esa elegancia natural que sin serlo, parece completamente improvisada. Movimientos meticulosos mientras escribía en su ordenador y una caída de ojos digna de ser dibujada.

Mortadelo y Filemón de campaña electoral

Es un cómic hecho para todos aquellos que disfrutamos con las campañas electorales. Que somos más de los que lo reconocemos públicamente, dicho sea de paso.

No es que F. Ibáñez haya decidido sacar su propio partido de coña para las europeas como Eva Hache o tantos otros. Estaba ayer en la cola del Carrefur. Y de repente lo ví “Mortadelo y Filemón; el candidato”. Niño ven con papá. “son 2€ y colaboras con la asociación de niños del nosequé” Oiga, que me da igual. Que le voy a comprar aunque ayude a financiar una supuesta candidatura de Acebes y Pepiño Blanco juntos como presidentes para las próximas generales.

Y es que es un cómic hecho para todos aquellos que disfrutamos con las campañas electorales. Que somos más de los que lo reconocemos públicamente, dicho sea de paso. La historia es que el Superintendente quiere presentarse como candidato al presidencia del gobierno y Mortadelo y Filemón, que sirven igual para un roto que para un descosido, tienen que ayudarle a preparar su campaña.

Una introducción hablando sobre la democracia al más puro estilo Ibáñez y diálogos antológicos como “Me sé de uno que cuando lo del Ayatollah dijo: bah, serán dos días y…”. ¿Quién necesita a John Byrne teniendo a Mortadelo? Algún día lo leerán en los colegios.

¡Todos al Carrefur!

El Canario

Se paseaba con total seguridad. Haciendo honor al lobo que tiene tatuado en la espalda. Parecía una jaula en la que encerraba un montón de energía que en cualquier momento podría salir y liarse a ostias con todo el bar. Y ganar.

Le llaman así. Canario. Y no sólo no es de Valladolid sino que también no parece serlo. Destaca en cualquier calle donde te lo encuentres. Sus andares, sus pintas y su mirada, siempre fija, segura y contundente. Es como un animal salvaje. Camisetas ajustadas, vaqueros en invierno y bañadores de los que llegan hasta más debajo de las rodillas en cuanto el termómetro marca algo más de 15 grados. Y pulseras “jevatas”. Recuerdo la primera vez que estuve con él hace relativamente poco tiempo.

Estábamos en una fiesta que organizaba mi grupo claustral. Típico bar lleno de gente. Música cutre a toda hostia. Entonces aparece y algunos nos quedamos mirándole:
- Es ese ¿verdad?
- Si, Fonseca, ese es el canario

Llamaba la atención por su compostura, su mirada y sus andares de máquina de matar. Chupa de cuero tachuelada, camiseta metro ajustada y una gorra de camuflaje. No conocía a nadie en el garito más que al colega que lo trajo, pero se paseaba con total seguridad. Haciendo honor al lobo que tiene tatuado en la espalda. Parecía una jaula en la que encerraba un montón de energía que en cualquier momento podría salir y liarse a ostias con todo el bar. Y ganar.

El canario es un personaje digno de aparecer por aquí porque es duro como una canción de los Judas. Por eso y porque el otro día estaba en el Herminio´s tomándome una cerveza con él y me dio por dibujarle. El flipaba. Y a mi me gusta como quedó el dibujo.

lunes, mayo 05, 2008

El día que Margaret Thatcher conoció a Aznar

Dos políticos bordes. Que las cosas como son, tanto la british como el tío del bigote eran caracteres de armas tomar. Por otro lado, ambos se profesaban admiración mutua. Eran demasiado parecidos.

La historia está plagada de momentos de esos que definen a personajes. De estos de quitarse el sombrero ante algunos ilustres como la señora Thatcher, que ayer cumplía veintinueve años de su primera victoria electoral. Toda una efeméride para celebrar y no el Mayo del 68. Gilipolleces, las justas. Y leo en el blog de la UDE un recopilatorio que han hecho con 29 frases de esas que dejan huella. Una de ellas, consiste en un diálogo con nuestro ex presidente, Jose María Aznar.

Hay que ponerse en situación. Dos políticos bordes. Que las cosas como son, tanto la british como el tío del bigote eran caracteres de armas tomar. Por otro lado, ambos se profesaban admiración mutua. Eran demasiado parecidos. Los dos sacaron a sus países de la ruina. Los dos liberaron a sus naciones (relativamente...) de años de intervencionismo. Y tenían las ideas claras, un par de pelotas y no se amedrentaban con la oposición.

Total, que nada más les presentan, lo primero que suelta la Thatcher, justo después del “buenos días ¿Qué tal?” y así, como sin pensárselo es:

-¿Sigue habiendo muchos franquistas en su partido?

¡Toma ostia! Hay preguntas que no se hacen y esa es una de las que jode. Sin embargo, Aznar era lo suficientemente borde como para salir de esa y de otras peores:

- Hay más fascistas en el suyo
- Usted y yo vamos a entendernos -
Replicó Thatcher.


Todavía no estábamos en la época de la alianza de civilizaciones y aún no se llevaba el “has herido mi sensibilidad”. Eran días donde los políticos no tenían por qué caer bien a todo el mundo. ¿Y Dónde queda de eso ahora?

Fonseca y Compañía; Stewie

Una cosa hay que reconocer. Stewie es consecuente con sus ideas. En su radicalismo antiestado no se dedica a hacer ninguna loa a ningún político. Ni por afecto ni porque de "caña a ZP”. Simplemente, da la espalda a la política nacional. No en vano, en otro tiempo fué presidente de NNGG - Mieres y sabe que cuando uno habla del gobierno, siempre termina decantándose más por un partido que por otro. Así que se limita a escribir sus larguísimas reflexiones sobre el agorismo, que es algo así como el liberalismo vendido para quinceañeros.



Y aquí te le tenemos, con sus pintas bakalopunkarras, la cresta y los pantakas de Stewie Griffin, de quien toma el nombre para su bitácora.

domingo, mayo 04, 2008

Nombres ilegales

Resulta que un padre no puede ponerle a su niña el nombre que le salga de las narices porque no está en la lista de nombres “ponibles”. Podría llamarla “Jennifer” o Güirnijiuston” pero no “Llanta”.

Una pareja feliz estaba en un atasco. Nosecuantas horas en el coche sin hacer nada. Un coñazo vamos. Y en esto que con tanto ruido de motor, bocinazo de los coches vecinos y “¡pero arrancar por ahí delante de una puta vez joer!” de algún conductor desesperado, les entra el calentón. Nueve meses después nace una preciosa niña (¿A que suena a cuento de Julio Cortázar?). El padre al registro más contento que unas castañuelas:

-¿Qué nombre le va a poner a la criatura?
-Llanta –dice el hombre emocionado-
-¿Cómo?
- Bueno… es que… la concebimos en un coche, ya sabe… y por eso, para recordar tan bonita escena hemos decidido llamarla Llanta
-Lo siento pero ese nombre no lo pueden poner. No viene en la lista…

Así como lo digo. Resulta que un padre no puede ponerle a su niña el nombre que le salga de las narices porque no está en la lista de nombres “ponibles”. Podría llamarla “Jennifer” o Güirnijiuston” pero no “Llanta”. ¡Habrase visto semejante despropósito!

Menos mal que ya tenemos a papá Estado vigilando porque nadie ponga nombres ridículos a sus hijos. Que para algo pagamos a burócratas, para que velen por el buen gusto en esta sociedad. ¿Os imagináis que hubiera libertad de nombres? Todo el mundo llamándose “Llanta”, “Ladrillo” o “Emilio Putez”… ¡Sería el infierno en la tierra!

Mayo del 68; el primer macrobotellón

¿Cuáles fueron esos principios tan maravillosos? ¿Alguien sabe decirme qué cojones reivindicaban esos jóvenes tan reivindicativos? ¿Y alguien puede demostrar que tuvieron alguna influencia en la sociedad?

Este años se cumplen 4 décadas exactas de mayo del 68. Ya podemos esperar miles de columnas en periódicos, tanto de izquierdas como de derechas hablando sobre el tema. Un montón de puretas nostálgicos añorando aquellos tiempos en que los jóvenes luchaban por ideales puros y no como ahora. Que somos unos aburguesados sin principios ni na de ná. Que asco de sociedad. Y tal.

Y yo vuelvo a hacer la misma pregunta que hago todos los años cuando por estas fechas, leo algún articulo de algún iluminado ensalzando el Mayo del 68¿Cuáles fueron esos principios tan maravillosos? ¿Alguien sabe decirme qué cojones reivindicaban esos jóvenes tan reivindicativos (aparte de la triada; petas, alcohol y pivas)? ¿Y alguien puede demostrar que tuvieron alguna influencia en la sociedad?

Algunos dicen que fue un rejuvenecimiento de la izquierda. Pero hasta los ochenta no hay ningún cambio ni en los partidos comunistas europeos, ni muchísimo menos en la Unión Soviética. Por esos años, el conservata De Gaulle saca su mejor resultado electoral. Nixon gana en EEUU con un eslogan que decía “Ley y orden” (traga plomo, hippie!). ¿Todavía alguien puede decir que Mayo del 68 tiene alguna importancia histórica?

Tal vez fuera el primer gran macrobotellón. Y estoy seguro de que los estudiantes se lo pasarían pipa quemando contenedores y berreando como perras. Y que más de uno, con el rollo “nena soy un rebelde” pillaría como el que más. Pero más allá de un super fiestuki y una fuente de inspiración para los que hacen anuncios de Audi… ¿Realmente tiene sentido darle tanta importancia histórica a Mayo del 68?

Cosas que odio: las barras de los bares

Entonces le pides al camarero que pase un trapito. El tío te mira con cara de “tu no vienes mucho por aquí ¿verdad?” y da una pasada. Vuelves a apoyar los brazos y puedes oír el “sproght” de cuando uno agarra un tarro de miel.

El otro día llega una amiga y me dice: “Fonseca, te tienes que venir de juerga Normalmente, como no suelo ser "el alma de la fiesta", la gente suele imaginarse que debe ser divertido verme en una discoteca. Mi idea de "salir un día por la noche" suele ser ir a un sitio tranquilo y quedarme charlando hasta que cierran. Ir de juerga significa otra cosa. Significa ir a bares sin luz, a tener que hablarle a la gente al oído para que te pueda maloir y malinterpretar. Y de fondo el reggeton, que es una música que todo el mundo odia excepto los camareros, que lo adoran y torturan a sus clientes con interminables sesiones de patún pa-tum, patún pa-tum…

Pero si hay algo que odio de los bares de farra son las barras. Al no haber una puñetera mesa donde sentarse, uno tiene que apoyarse en la barra si quiere no bailar (que ni de coña) o quedarse con cara de gilipollas sosteniendo la copa toda la noche. Así que apoyas los brazos y sostienes tu cerveza –porque en estos sitios es mejor no pedir licores… por lo que te puedan servir- mientras tratas de conversar a grito pelado con quien se deje.

Cuando te quieres dar cuenta, intentas levantar sus antebrazos pero no puedes. Están pegados por una mezcla de bebidas de garrafón, cocacola y babas de alguno. Cuando consigues desprenderte, los tienes pegajosos. Entonces le pides al camarero que pase un trapito. El tío te mira con cara de “tu no vienes mucho por aquí ¿verdad?” y da una pasada. Vuelves a apoyar los brazos y puedes oír el “sproght” de cuando uno agarra un tarro de miel. Para entonces el barman ya está en el otro lado de la barra atendiendo a alguna tipa escotada, mucho más interesante que tú.

Finalmente ves el trapo (por llamarlo de alguna forma) al lado de las estanterías de las botellas. Alargas la mano, lo coges y te limpias la barra. Todos te miran como diciendo “¿De qué pelotas va este tío?” ¡Pero por fin te puedes apoyar!

Y yo pregunto ¿A nadie le da de ojo que es asqueroso ir a un bar con una barra sucia? ¿Por qué la barra del Herminio´s siempre está impecable si está tanto o más lleno de gente? Empiezo a pensar que es el reggeton, que no sólo te pone enfermo sino que además ensucia el ambiente. Lo enrarece y hace que todos los tíos cuando entramos en estos sitios tengamos cara de gilipollas haciéndose el guay.

Lo que sigo sin entender es como Cris, que es el paradigma de la elegancia en Valladolid. Que las chicas pijas son pijas porque la intentan imitar. Pero que como en el mito de la caverna, las imitaciones nunca terminan de igualar al original. ¿Cómo narices puede salir de estos antros tan impecable como cuando entró?

sábado, mayo 03, 2008

Lo que pasó el 3 de Mayo

Suelen pasar que los culpables se meten a jueces para pasar desapercibidos. El que más copia en un examen suele ser el primero en delatar las chuletas de sus compañeros para quedar libre de sospecha

Me lo puedo imaginar. El día 3 de Mayo en Madrid. Acaba de pasar todo el guirigay y ahí están algunos madrileños muertos por las calles y otros luciendo sus heridas de guerra delante de las nenitas. Y los nenitos. Y me imagino como empezaría el murmullo de “a este no le ví dando leñazos al gabacho cabrón… este otro tampoco” y el “este es un afrancesado”. Así empezaría el cainisimo tan made in Spain, que en realidad fue uno de los motores de la Guerra de la Independencia, memeces épicas-besabanderas aparte.

Pero lo que más gracia me hace es imaginarme a todos esos que el 2 de mayo se escondieron tras las cortinas de sus casas esperando a que pasara todo. Y pensar que al día siguiente serían los primeros en decir “anda que… que hijos de puta los gabachos ¿eh?”. Serían ellos, seguro, los que empezarían con los chismes de “tú no estuviste, eres un afrancesado”. Suelen pasar que los culpables se meten a jueces para pasar desapercibidos. El que más copia en un examen suele ser el primero en delatar las chuletas de sus compañeros para quedar libre de sospecha. Y así pasaría en Madrid el 3 de Mayo.

De la misma forma que todos esos que se escondieron detrás de las mesas de sus despachos durante los cuarenta años de franquismo y lucieron palmito delante del féretro con el caudillo son los que ahora van repartiendo carnets de antifacha por esta España cañí que tampoco creo que se diferencie mucho del resto del mundo. Porque también puedo imaginarme al joven Fritz confesando en 1945 que “el no sabía nada de de donde venía la grasa con la que hacía los jabones”. O a la pobrecita esposa amante que nunca se dio cuenta de que en el sótano de su casa, su marido tenía encerrada a su guapísima hija.

-¡Oh Dios mío! ¡Que escándalo, en esta casa se juega!
-Señor, sus ganancias…

(Casablanca)


Ha muerto Calvo Sotelo

Calvo Sotelo.





1926 - 2008

viernes, mayo 02, 2008

¡Marx ha muerto!

“A alguna que preguntaba si sabía lo que significaba el día del trabajo me decía “No sé… ¿Un día en el que hay que trabajar más?” (sic). Y esto es lo que queda de la fiesta obrera. De la pascua proletaria.”

1 de Mayo. Estoy en el “Herminio´s” con un colega, tomándome unas cervezas. Qué raro –digo yo- que de camino al bar no nos hayamos encontrado con ninguna manifa. El tío me mira con cara de gilipollas:

-¿Por qué iba a haber hoy nada?
- Tío, ¡Hoy es el día de trabajo!
- Ah ¿Es hoy? ¿Y qué se hace? ¿Se regala algo?

No. Mi colega no es gilipollas. Ni vive encerrado en ningún sótano aislado del mundo exterior. Ni en una familia ultraderechista que le haya protegido de cualquier influencia cultural comunista. La política le interesa lo justo. Es uno más de esa gran mayoría de gente que este uno de mayo le han dicho “hoy no hay clase/curro” y no ha preguntado más.

Escenas así explican que el año pasado, la manifestación organizada en conjunto por CCOO, UGT, PCE, Partido Comunista del Pueblo Castellano, CGT y alguno más fuera una simple reunión de amigos con banderas trasnochadas en la plaza mayor de Valladolid. Delante de la que, por entonces, era la sede de campaña del PP para las autonómicas. Yo estaba ahí con otros compañeros viendo el espectáculo desde las verjas del local, que las teníamos echadas “por si las moscas”. Que no era la primera manifa en la que algún intrépido… entraba a tirar los plasmas y las mesas.

Sin embargo aquí no había peligro. La media de edad rondaba los cincuenta. Jerseys de Lacoste envolviendo barrigas redondas, barbas y americanas estilo “casual”. Alguno llevaba la banderita de su sindicato o partido apoyando el mástil en el hombro con toda la desidia del mundo. Y el grupo no superaban la centena ¡Solo hay un centenar de proletarios con conciencia de clase en Valladolid!

Y la gente pasaba casi sin mirar. Se la soplaba. A alguna que preguntaba si sabía lo que significaba el día del trabajo me decía “No sé… ¿Un día en el que hay que trabajar más?” (sic). Y esto es lo que queda de la fiesta obrera. De la pascua proletaria.

Definitivamente, ¡Marx ha muerto!

La alternativa agresiva

El axioma de la “no agresión” es el mecanismo para poder dar marcha atrás siempre que nos equivoquemos defendiendo una idea. Tenemos que partir de la base de que podemos estar errados en nuestras ideas, por muy convincentes que nos parezcan.

Te sigo contestando, Stewie.

Por que ¿Cuál sería la alternativa a aceptar el reparto del rey? La agresión. Considero que esta propiedad es ilegítima y por tanto no la acepto. Es algo de lo que muchas veces has hecho apología en tu blog. Que el Estado es criminal así que “quien roba a un ladrón, tiene cien años de perdón”. Es la alternativa revolucionaria. Pienso que el proceso de privatización del rey ha sido fraudulento así que me limpio el culo con él y agredo las propiedades corruptas como si tal cosa. Monto una revolución armada. Lo que sea…

En principio, se podría ver como un legítimo contraataque. Sin embargo vuelvo a lo del anterior post ¿Hasta qué punto puedes estar seguro al 100% de que realmente la desamortización del déspota ha sido fraudulenta? ¿Puedes asegurar que en un futuro no caerás en la cuenta de que el rey tenía razón y tu no? Pues no, no puedes.

Entonces ¿Qué hacemos? ¿Si no podemos estar seguros de nuestras ideas, mandamos todo a tomar por culo y no defendemos nada? ¡Pues claro que no, hombre! Lo único que hay que hacer es partir de la base de que uno siempre puede estar equivocado y crear un mecanismo para poder dar marcha atrás siempre que haga falta. Y este es el axioma de la “no agresión”.

Defiende las ideas que quieras. Haz lo que quieras. Pero no coartes la libertad de nadie porque puede que estés equivocándote y arruinando una posible marcha atrás. Si permites que ninguna idea se sobreponga frente a otra, estás cubriéndote las espaldas por si vas por el camino equivocado.

¿No te gusta el reparto del déspota? Lucha contra él. Pero nunca agredas porque nunca puedes tener la certeza de tener la razón.

jueves, mayo 01, 2008

¡Usted también puede desamortizar el país!

“En una sociedad libre, todo es susceptible de comprarse o venderse. Y por eso, nada le impediría a ningún disconforme comprar su pequeña parcelita al propietario de una de las partes en las que el tirano dividió la nación.”

Contesto a la pregunta que me lanzaba el otro día Stewie:

Imagínate un estado con un rey despótico como el que más. Y una panda de libertarios que consiguen tener voz entre la multitud y montan una revolución para exigirle que desamortice todos los territorios y abdique. Nada más llegan –libertarios del mundo ¡uníos!- al Palacio Real, el tirano les dice “¿Queréis que privatice todo el país? ¡Sin problema! Divido todo el territorio en partes y se las regalo a mis coleguis. De esta forma cumplo lo que me pedís; no hay estado y todo se rige por propietarios… que no dejamos de ser los mismos que antes, pero ahora legitimados por vuestro código moral capitalista”. ¿Qué deberían hacer los rebeldes?

Ante una historia así, lo primero que piensa uno es que el reparto es arbitrario y por tanto debería ser nulo. La pregunta es ¿Quién dice lo qué es arbitrario o no? ¿Podemos estar seguros al 100% de que la forma en que nosotros desamortizaríamos es mejor que la del déspota? Pues no. Uno no puede estar al 100% seguro de nada.

Así que, joda a quien joda, en principio el rey puede ser el legítimo propietario (¿Quién si no?)del territorio y por tanto puede repartirlo como le salga. No obstante, al haber privatizado su país, hay un gran cambio con respecto al régimen despótico anterior. Pese a que ahora, los nuevos dueños sean los mismos que antes. En una sociedad libre, todo es susceptible de comprarse o venderse. Y por eso, nada le impediría a ningún disconforme comprar su pequeña parcelita al propietario de una de las partes en las que el tirano dividió la nación. Otra cosa es que sea fácil, o que los precios de los minifundios sean desorbitados. ¡Sa jodío! ¡Como que una sociedad libre NO ES igualitaria (de ser así, los comunistas serían de derechas)!

Por otro lado ¿Qué pasaría con el tiempo? Pues que tanto los precios de los alquileres como los de las propiedades bajarían. Más que nada porque si la mayoría de la gente no puede pagarse las tarifas que pone el dueño… ¡De donde no hay no se puede sacar! O eres razonable o no te paga ni el tato. Jurgol es jurgol y el mercado es asín.

Por eso, en un principio, los libertarios podrían sonreír satisfechos. Han conseguido lo que querían. Una sociedad libre y desigual.